¿QUIERES SABER CÓMO SUSPENDER UNA EMPRESA ONLINE?


Es cierto que a diario se constituyen millones de empresas en todo el mundo con la intención de trabajar en la formalidad, su contraparte son las millones de empresas que desaparecen a diario. En nuestro país (Perú) la institución que se encarga de la planificación de estas mismas se llama SUNAT, y es en ella donde se realizan todas las tramitaciones que nos permiten iniciar o poner fin a una empresa.

Estoy seguro que cómo toda institución del estado es aterrador y tedioso los engorrosos y burocraticos tramites que se tienen que realizar para los diferentes fines a los que nos disponemos, sin embargo gracias a la tecnología estos fines pueden ser resueltos a la brevedad. Es por ello que recomiendo sigan los siguientes pasos que les dejare para que se eviten el desgaste fisico, economico, y sobre todo emocional que se da al liar con aquel personal del gobierno que poco les importa ayudar a sus contribuyentes.

PASOS

Ingresa a: www.sunat.gob.pe, en ella veras una pagina como la siguiente. Deberás hacer clic en el circulo de marco rojo.


Al hacerlo aparecerá la siguiente ventana. (hacer clic en el circulo de marco rojo)


Luego aparecerá la siguiente nueva pestaña en la cual deberás de llenar con tu RUC, tus datos de Usuario, y contraseña.


Posterior a eso se abrirá la siguiente ventana. (Seguir las indicaciones del circulo de marco rojo)




Por ultimo.


Eso es todo, al revisar el formulario observaras que tu empresa se encuentra inactiva en estado de Suspensión temporal. Recuerda poner como fecha el día actual de tu desactivación.

Agradezco tu atención y si te gusto este post por favor compártelo.


FELICES FIESTAS!!: BREVE REFLECIÓN POR FIESTAS DE FIN DE AÑO




Un nuevo año esta por empezar casi sin darnos cuenta, al parecer muchos de nosotros andamos tan ensimismados en nuestras vidas diarias que a veces perdemos el eje o no nos percatamos por aquellas otras cosas que también son valiosas en nuestras vidas, aquellas pequeñas cosas como son el disfrutar de un paisaje fresco y natural, o desde su punto más simple, observar un pequeño animalillo buscar vida entre las plantas de un jardín.

¿Cuales son mis sueños para este nuevo año? Quizá sea bueno reformular la pregunta a ¿Puedo cumplir mis sueños y hacer que estos influyan en mejorar la vida de los demás? Es probable que sea lo que más se necesita en este mundo actual. Lograr que nuestros sueños no sean únicamente un beneficio propio y puedan de alguna u otra manera trascender al menos en alguien más.

Un nuevo año se acerca y es bueno reflexionar un poco, sobre las cosas buenas y malas. Replantearnos la importancia de hacernos mejor y tratar de hacer mejor nuestro mundo, ya que al mejorar nosotros mejora nuestro mundo, y no me refiero desde el aspecto superficial de lo económico, sino a aquello más importante, el aspecto interior.

Que pasen todo mis amigos lectores unas felices fiestas. CIumplan sus sueños y contribuyan en lograr hacer realidad los sueños de aquellos que más lo necesitan, ya sea alguien conocido o talvez alguien que no lo sea.


Bendiciones y felicidades para todos nuestros lectores.

Son los sinceros deseos de Culturiarte


3 CAPERUCITAS MUY DISTINTAS (CUENTO)

Quien no conoce el tan clásico cuento infantil de "Caperucita roja", estoy seguro que la gran mayoría. Sin embargo esta no es la única caperuza con historia fascinante que a trascendido a lo largo del tiempo; es sabido que la primera versión de los cuentos de los hermanos Grimm no tenia nada de aquella representación rosa que tuvieron que formular tiempo después para la aceptación en el canon literario de la época. Sucede que la versión primera de "Caperusita roja", como la gran mayoría de sus cuentos, fue inspirada en una de las tantas leyendas y narraciones orales de épocas pasadas del pueblo Alemán, es por ello que aquella primera versión es trágica y escabrosa, es decir, irreverente a la conocida posteriormente. 

Gracias a este tan famoso cuento nacen posteriormente diversos cuentos sobre ella, creadas por escritores de renombre y otros noveles. De estos rescato dos cuentos como: "Caperusita Azul" la cual me gusta en dos de sus versiones completamente diferentes, una que aborda un concepto feminista y otra un concepto sobre la violencia social. 

Sin más preámbulos a continuación estos tres geniales cuentos.


CAPERUCITA ROJA (PRIMERA VERSIÓN DE LOS HERMANOS GRIMM)

En tiempo del rey que rabió, vivía en una aldea una niña, la más linda de las aldeanas, tanto que loca de gozo estaba su madre y más aún su abuela, quien le había hecho una caperuza roja; y tan bien le estaba que por caperucita roja conocíanla todos. Un día su madre hizo tortas y le dijo: 

-Irás á casa de la abuela a informarte de su salud, pues me han dicho que está enferma. Llévale una torta y este tarrito lleno de manteca. 

Caperucita roja salió enseguida en dirección a la casa de su abuela, que vivía en otra aldea. Al pasar por un bosque encontró al compadre lobo que tuvo ganas de comérsela, pero a ello no se atrevió porque había algunos leñadores. Preguntola a dónde iba, y la pobre niña, que no sabía fuese peligroso detenerse para dar oídos al lobo, le dijo: 

-Voy a ver a mi abuela y a llevarle esta torta con un tarrito de manteca que le envía mi madre. 

-¿Vive muy lejos? -Preguntole el lobo. 

-Sí, -contestole Caperucita roja- a la otra parte del molino que veis ahí; en la primera casa de la aldea. 

-Pues entonces, añadió el lobo, yo también quiero visitarla. Iré a su casa por este camino y tú por aquel, a ver cual de los dos llega antes. 

El lobo echó a correr tanto como pudo, tomando el camino más corto, y la niña fuese por el más largo entreteniéndose en coger avellanas, en correr detrás de las mariposas y en hacer ramilletes con las florecillas que hallaba a su paso. 

Poco tardó el lobo en llegar a la casa de la abuela. Llamó: ¡pam! ¡pam! 
-¿Quién va? 

-Soy vuestra nieta, Caperucita roja -dijo el lobo imitando la voz de la niña. Os traigo una torta y un tarrito de manteca que mi madre os envía. 

La buena de la abuela, que estaba en cama porque se sentía indispuesta, contestó gritando: 

-Tira del cordel y se abrirá el cancel. 

Así lo hizo el lobo y la puerta se abrió. Arrojose encima de la vieja y la devoró en un abrir y cerrar de ojos, pues hacía más de tres días que no había comido. Luego cerró la puerta y fue a acostarse en la cama de la abuela, esperando a Caperucita roja, la que algún tiempo después llamó a la puerta: ¡pam! ¡pam! 

-¿Quién va? 

Caperucita roja, que oyó la ronca voz del lobo, tuvo miedo al principio, pero creyendo que su abuela estaba constipada, contestó: 

-Soy yo, vuestra nieta, Caperucita roja, que os trae una torta y un tarrito de manteca que os envía mi madre. 

El lobo gritó procurando endulzar la voz: 

-Tira del cordel y se abrirá el cancel. 

Caperucita roja tiró del cordel y la puerta se abrió. Al verla entrar, el lobo le dijo, ocultándose debajo de la manta: 

-Deja la torta y el tarrito de manteca encima de la artesa y vente a acostar conmigo. 

Caperucita roja lo hizo, se desnudó y se metió en la cama. Grande fue su sorpresa al aspecto de su abuela sin vestidos, y le dijo: 

-Abuelita, tenéis los brazos muy largos. 

-Así te abrazaré mejor, hija mía. 

-Abuelita, tenéis las piernas muy largas. 

-Así correré más, hija mía. 

-Abuelita, tenéis las orejas muy grandes. 

-Así te oiré mejor, hija mía. 

-Abuelita, tenéis los ojos muy grandes. 

-Así te veré mejor, hija mía. 

Abuelita, tenéis los dientes muy grandes. 

-Así comeré mejor, hija mía. 

Y al decir estas palabras, el malvado lobo arrojose sobre Caperucita roja y se la comió 


CAPERUCITA AZUL (ANTI-CUENTO FEMINISTA / AUTOR DESCONOCIDO)

Erase una vez una persona de corta edad llamada Caperucita Azul que vivía con su madre en el lindero de un bosque.

Un día, su mamá le pidió que llevase una cesta con fruta fresca y agua mineral a casa de su abuela ¡pero no porque lo considerara una labor propia de mujeres, atención!, sino porque ello representa un acto generoso que contribuye a afianzar la sensación de comunidad.

Además, su abuela no estaba enferma; antes bien, gozaba de completa salud física y mental y era perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona adulta e independiente que era.

Así, Caperucita Azul cogió su cesta y emprendió el camino a través del bosque. Muchas personas creían que el bosque era un lugar siniestro y peligroso, por lo que jamás se aventuraban en él. Caperucita Azul, por el contrario, poseía la suficiente confianza en su incipiente sexualidad como para evitar verse intimidada por un entorno tan obviamente freudiano.

De camino a casa de su abuela, Caperucita Azul se vio abordada por un lobo que le preguntó qué llevaba en la cesta.

-Un saludable tentempié para mi abuela, la cual -sin duda alguna- es perfectamente capaz de cuidar de sí misma como persona madura e individual que es -respondió la niña.

-No sé si sabes, querida -dijo el lobo-, que es peligroso para una niña pequeña recorrer sola estos bosques. A lo que Caperucita respondió:

-Encuentro esa observación sexista y en extremo insultante, pero haré caso omiso de ella debido a tu tradicional condición de proscrito social y a la perspectiva existencial -en tu caso propia y globalmente válida- que la angustia que tal condición te produce te ha llevado a desarrollar. Y ahora, si me perdonas, debo continuar mi camino.

Caperucita Azul enfiló nuevamente el sendero. Pero el lobo, liberado por su condición de segregado social de esa esclava dependencia del pensamiento lineal tan propia de Occidente, conocía una ruta más rápida para llegar a casa de la abuela.

Tras irrumpir bruscamente en ella, devoró a la anciana, adoptando con ello una línea de conducta completamente válida para cualquier carnívoro. A continuación, inmune a las rígidas nociones tradicionales de lo masculino y lo femenino, se puso el camisón de la abuela y se acurrucó en el lecho.

Cuando Caperucita Azul entró en la cabaña, dijo:

- Abuela, te he traído algunas chucherías bajas en calorías y en sodio en reconocimiento a tu papel de sabia y generosa matriarca.

Acércate más, criatura, para que pueda verte -dijo suavemente el lobo desde el lecho.

-¡OH! -repuso Caperucita- Había olvidado que visualmente eres tan limitada como un topo. Pero, abuela, ¡qué ojos tan grandes tienes!

-Han visto mucho y han perdonado mucho, querida.

- Y, abuela, ¡qué nariz tan grande tienes!... relativamente hablando, claro está, y a su modo, indudablemente atractiva.

- Ha olido mucho y ha perdonado mucho, mi vida.

-Y...¡abuela, qué dientes tan grandes tienes

El lobo respondió:

- Soy feliz de ser quién soy y lo que soy -y, saltando de la cama, aferró a Caperucita Azul con sus garras, dispuesto a devorarla. Caperucita gritó; no como resultado de la aparente tendencia del lobo hacia el travestismo, si no por la deliberada invasión que había realizado en su espacio personal.

Sus gritos llegaron a oídos de un operario de la industria maderera - o técnicos en combustibles vegetales, como él mismo prefería considerarse- que pasaba por allí. Al entrar en la cabaña, advirtió el revuelo y trató de intervenir, pero apenas había alzado su hacha, cuando, tanto el lobo como Caperucita Azul se detuvieron simultáneamente...

-¿Puede saberse con exactitud qué cree usted que está haciendo? - inquirió Caperucita.

El operario maderero parpadeó e intentó responder, pero las palabras no acudían a sus labios.

-¿Se cree acaso que puede irrumpir aquí como un Neandhertalense cualquiera y delegar su capacidad de reflexión en el arma que lleva consigo? -prosiguió Caperucita_ ¡Sexista! ¡racista! ¿Cómo se atreve a dar por hecho que las mujeres y los lobos no son capaces de resolver sus propias diferencias sin la ayuda de un hombre?

Al oir el apasionado discurso de Caperucita Azul, la abuela saltó de la panza del lobo, arrebató el hacha al operario maderero y le cortó la cabeza.

Concluida la odisea, Caperucita, la abuela y el lobo creyeron experimentar cierta afinidad en sus objetivos, decidieron instaurar una forma alternativa de comunidad basada en la cooperación y el respeto mútuos y, juntos, vivieron felices en los bosques para siempre.


LA CAPERUCITA AZUL (AUTOR: IGNACIO VIAR)

Aquella niña de siete años, inserta en paisaje alpino, era encantadora. La llamaban, por su indumentaria, caperucita azul.

Su encanto físico quedaba anulado por su perversidad moral. Las personas cultas del pueblo no podían explicar cómo en un ser infantil podía acumularse la soberbia, la crueldad y el egoísmo de un modo tan monstruoso.

Sus padres luchaban diariamente para convencer a Caperucita.

- ¡Llevarás la merienda a la abuelita¡

- ¡No¡

Y surgían los gritos y amenazas. Todo lo que surge cuando hay un conflicto educacional.

Caperucita tenía que atravesar todos los días, tras la discusión, un hermoso pinar para llegar a la casita donde vivía sola su abuelita.

Caperucita entraba en casa de su abuela y apenas la saludaba. Dejaba la cesta con la merienda y marchaba precipitadamente, sin dar ninguna muestra de cariño.

Había en el bosque un perro grande y manso de San Bernardo. El perro vivía solo y se alimentaba de la comida que le daban los cazadores. Cuando el perro veía a Caperucita se acercaba alegre, moviendo el rabo. Caperucita le lanzaba piedras. El perro marchaba con aullido lastimero. Pero todos los días el perro salía a su encuentro, a pesar de las sevicias.

Un día surgió una macabra idea en la pequeña, pero peligrosa mente de la niña. ¿Por qué aquel martirio diario de las discusiones y del caminar hasta la casa de su abuela?

Ella llevaba en la cesta un queso, un pastel y un poco de miel. ¿Un veneno en el queso? No se lo venderían en la farmacia. Además, no tenía dinero. ¿Un disparo? No. La escopeta de su padre pesaba mucho. No podría manejarla.

De repente brilló en su imaginación el reflejo del cuchillo afilado que en su mesita tenía la abuelita.

La decisión estaba tomada. El canto de los pájaros y el perfume de las flores no podían suavizar su odio. Cerca de la casa surgió de nuevo el enorme perro. Caperucita le gritó, lanzándola una piedra.

Llamó a la puerta.

- Pasa, Caperucita.

Su abuela descansaba en el lecho. Unos minutos después se oyeron unos gritos.

Cuando el cuchillo iba a convertirse en un instrumento mortal, Caperucita cayó derribada al suelo. El pacífico San Bernardo había saltado sobre ella. Caperucita quedaba inmovilizada por el peso del perro. Por el peso y el temor: Por primera vez, un gruñido severo, amenazador, surgía de la garganta del perro.

La abuelita, tras tomar un copa de licor, reaccionó del espanto. Llamó por teléfono al pueblo.
Caperucita fue examinada por un psiquiatra competente de la ciudad. Después, la internaron en un centro de reeducación infantil.

La abuelita, llevándose a su perro salvador, abandonó la casa del bosque y se fue a vivir con sus hijos.


Veinte años después, Caperucita, enfermera diplomada, marchaba a una misión de África.
-¿ A qué atribuye usted su maldad infantil? –le preguntó un periodista.
- A la televisión –contestó ella subiendo al avión.
En África, Caperucita murió asesinada por un negro que jamás vio un televisor, pero había visto otras cosas.


CÓMO USAR PHOTOSHOP ONLINE?

Muchas veces, amigos lectores que hacen uso de programas de diseños para sus labores profesionales o personales, nos topamos con la necesidad de editar una imagen cuando nos encontramos fuera de la oficina o lejos de nuestro propio ordenador, en el cual tenemos instalado dichos programas. Justamente para ellos les traigo una genial opción que Blogger a habilitado para podernos ayudar sea el ordenador que usemos y sin necesidad de estar perdiendo tiempo de descargar el bendito programa Photoshop por ejemplo. Lo único que deben de hacer es ingresar al siguiente enlace: PHOTOSHOP ONLINE.

Con esta opción de mucha utilidad se que estarán contentos y no tendrán escusas para dejar de lado un proyecto.


Gracias por leer este articulo.

Si estas interesado en descubrir más trucos y novedades que te puedan ser de utilidad, te invito a visitar nuestras otras categorías como: TRUCOS Y TUTORIALES, TECNOLOGÍA.


EL PARADIGMA DE LA RIQUEZA

Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el interior del país, con el firme propósito de que éste viera cuan pobre podría llegar a ser la gente de campo. Que comprendiera el calor de las cosas y lo afortunados que eran ellos, que parecían tenerlo todo.

Estuvieron por espacio de un día y una noche completos, en una granja de una familia campesina muy humilde.

Al concluir el viaje y de regreso a casa, el padre pregunta a su hijo:

- ¿Qué te pareció el viaje?
- ¡¡Muy bonito, papá!!!
- ¿Viste qué tan pobre y necesitada puede ser la gente?
- ¡Sí...!
- ¿ Y qué aprendiste?
- Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas, Nuestro patio llega hasta el borde de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte, Especialmente, papá, vi que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.

Al terminar el relato el padre se quedó mudo... y su hijo agregó:
- Gracias papá, por enseñarme lo rico que podríamos llegar a ser.


-Autor desconocido-


EL EMPLEO (UN CORTOMETRAJE REFLEXIVO)



A continuación les dejo un cortometraje que personalmente me gusta mucho, y que se presenta como una metáfora del sistema laboral actual y como este incurre en nuestra existencia y cotidianidad.



LOS MEJORES CONSEJOS PARA SER UN EMPRENDEDOR EXITOSO


Tienes una idea de negocio y te gustaría unos consejos que te puedan llevar a tener éxito como novel emprendedor?

La verdad es que existen muchos consejos útiles antes, durante y después de emprender. Quizá entre estos los que más debas tener en cuenta sean los siguientes, brindados por varios de los grandes y exitosos emprendedores y/o empresarios. Recuerda que la solidez futura de tu negocio puede depender de ellos. Ten entendido que estos puntos pueden ayudarte en ampliar tu visión en finanzas, márketing y ventas...

1. “Es un error pensar que únicamente montas tu empresa para ganar dinero”

“Si sólo estás pensando en hacerte rico, vas por muy mal camino. Tienes que tener vocación de empresario. Plantéate primero qué tipo de empresa quieres crear, y con qué proyección de futuro. Hay emprendedores que montan su negocio únicamente porque se quedan en paro y no tienen –o no ven– otra salida. Es una fuente continua de problemas. Por mucho que te asocies con personas motivadas, si algo sale mal, tirarás la toalla a la primera de cambio”.

(Javier Carril, co-fundador de ExeCoach).

2. “Nos desenfocamos con tanta facilidad…”

“Los emprendedores nos olvidamos del objetivo principal de una empresa: vender, vender y vender. Céntrate en la calidad y en el momento de venta de tu producto o prestación de tu servicio, y en tener un buen departamento postventa. Y el resto, subcontrátalo. Supervísalo, pero externalízalo: tanto lo que no sepas hacer como lo que te requiera un esfuerzo que te quite de vender. Si sueñas con tu idea en lugar de con las cuentas, se te van a ocurrir muchas más ideas. Pero, cuidado, eso no significa desentenderte”.

(Antonio Pedrosa, fundador de Ornellas).

3. “Tú no vendes lo que quieres, sino lo que la gente desea comprar”

“Cuando arrancas con tu negocio, no es tan importante hacer un business plan perfectamente definido a tres años como saber de dónde vendrán tus ingresos. Para hacerlo bien, no sólo tienes que echar cuentas, también deberás salir a la calle y hablar con clientes potenciales y con gente de tu sector. Esto te llevará, seguramente, a rehacer tu idea inicial. Un buen plan y un estudio de mercado hecho por el propio emprendedor, puerta a puerta, es garantía razonable de éxito”.

(David Pérez García, fundador de Damtec).

4. “No le des más vueltas... y ¡monta ya tu empresa!”

“Si ya has entregado los papeles, aunque no hayan pasado todavía por los trámites administrativos, ya puedes comenzar a operar con tu empresa aprovechando los vacíos legales. Si te esperas a recoger la documentación, puede que dejes en el camino clientes, períodos de carencia o que salgas en un mes que puede no ser el mejor para tu negocio”.

(Antonio Pedrosa, fundador de Ornellas).

5. “Huye de exageraciones en tu plan de negocio”

“Tu plan de negocio tiene que ser realista, nada de ‘vamos a ser líderes mundiales, conquistaremos el 1% del mercado chino, no tenemos competencia, nuestra tecnología es única’. Un plan no deja de ser una venta. De hecho, la primera acción de tu empresa es la venta de tu compañía a tus inversores, tanto si es a un banco, como a un inversor privado...”

(Ramom Nogueira, fundador de Alamut).


6. “No da lo mismo en qué momento lanzas al mercado tu empresa”

“Planifica y decide la creación de tu empresa con antelación, procurando, siempre que te sea posible, que el inicio de tus operaciones coincida con el año natural. No pienses en las subvenciones como base de tu empresa cuando quieras empezar un negocio… lo único que conseguirás es perder tiempo. Eso sí, infórmate de las exenciones y ayudas que existen para emprendedores”.

(Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners).

7. “Una buena agenda no sustituye nunca a la planificación comercial”

“Los emprendedores confiamos demasiado en nuestras agendas y pensamos que un negocio crece porque sí. Nosotros creíamos que bastaba con una web y con la buena acogida de nuestro producto, pero después de agotar nuestros contactos, y hasta que los clientes empezaron a repetir, empezó el problema de introducirnos en el mercado e implantarnos”.

(Daniel Aixelá, fundador de Coccions).

8. “Agárrate a tu nómina”

“Si tú o alguno de tus socios disponéis de una nómina, mantenedla y compaginad vuestro trabajo con la actividad emprendedora hasta que el negocio arranque. Aunque implique un doble esfuerzo, si hay problemas, puede ser un aval frente a un incremento de crédito”.

(Yolanda Chía, fundadora de Bibebrik).

9. “La forma jurídica, los impuestos, los contratos… todo eso es lo más fácil”

“Los obstáculos con los que te encuentras no suelen ser los que prevés. Hay cuestiones que parecen difíciles y que se resuelven pagando 170 euros a un notario. Los problemas son otros: normas contra incendios, licencias para manejar sustancias peligrosas o la necesidad de elaborar un proyecto antes de levantar una nave”.

(Pablo Sanagustín, fundador de Arelux).

10. “¿A que se te ha olvidado que vas a tener competencia?”

“Por si no te lo han dicho todavía, ¡siempre vas a tener competencia! Antes, durante… y después de poner en marcha tu negocio. Una primera señal para saber si tu plan de empresa funciona (o no) es cuando reflejas en él que no tienes competencia o se te olvida mencionar cómo es la misma. Y por competencia no sólo me refiero a la directa, también la indirecta. Es verdaderamente difícil que estés solo en el mercado”.

(Ignacio Bao, fundador de Bao & Partners).

11. “¿Esperar a los clientes sentado? Un error”

“No puedes abrir la puerta de tu empresa y comenzar a pensar en ese momento en có-mo captarlos. Ese trabajo lo deberías haber hecho antes. Lo mejor es contar con algunos clientes que te aseguren un mínimo de ingresos o, por lo menos, tener claro cómo van a entrar por tu puerta. Los negocios primerizos suelen estar poco capitalizados y no pueden vaciar sus recursos antes de tiempo”.

(José Castillo Navarro, fundador de Xul Comunicación Social).


Fuente: Emprendedores


CUENTO: LA MUERTE LLAMA


(La obra se desarrolla en la habitación de los Ackerman, un matrimonio que vive en una casa de dos plantas, en algún lugar de Kew Gardens. El dormitorio está alfombrado y tiene una amplia cama de dos plazas y una cómoda. Es una habitación elegantemente amoblada, con cortinados, y en las paredes pueden verse varios cuadros y un barómetro bastante feo. Mientras sube el telón, se escucha música suave. Nat Ackerman, un fabricante de ropa calvo y panzón, de 57 años, está recostado en la cama terminando de leer el Daily News. Tiene puesta una bata y unas pantuflas, y lee con la ayuda de una lámpara colocada en la cabecera de la cama. Es cerca de medianoche. De pronto, se oye un ruido. Nat se levanta y mira hacia la ventana.)

NAT: ¿Qué demonios fue eso?
(Una figura sombría, cubierta con una capa, trepa torpemente y trata de meterse por la ventana. El intruso tiene una capucha y ropa ajustada, todo de color negro. La capucha cubre su cabeza, pero no su rostro, que es muy blanco. Se trata de un hombre de mediana edad, que se parece un poco a Nat. El hombre resopla con fuerza y cae adentro de la habitación.)

LA MUERTE (quién más podría ser): Por Dios, casi me rompo la nuca.

NAT (que la observa sorprendido): ¿Quién es usted?

LA MUERTE: La Muerte.

NAT: ¿Quién?

LA MUERTE: La Muerte. ¿Me puedo sentar? Casi me rompo la nuca, estoy temblando como una hoja.

NAT: ¿Quién dijo que era?

LA MUERTE: La Muerte. ¿Me das un vaso de agua?

NAT: ¿La Muerte? ¿Cómo “la Muerte”?

LA MUERTE: ¿Qué parte no entiendes? ¿No ves la ropa negra y la cara blanca?

NAT: Sí.

LA MUERTE: ¿Acaso es Halloween?

NAT: No.

LA MUERTE: Entonces soy la Muerte. Ahora, ¿me darías un vaso de agua, o Coca Cola?

NAT: Si se trata de una broma…

LA MUERTE: ¿Qué broma? ¿No eres Nat Ackerman y tienes 57 años? ¿Ésta dirección no es Pacific Street 118? Salvo que me haya confundido… ¿Dónde puse la hoja de visitas? (Busca en el bolsillo y finalmente saca una tarjeta con una dirección. Los datos parecen coincidir.)

NAT: ¿Qué quieres de mí?

LA MUERTE: ¿Qué quiero? ¿Qué te parece que quiero?

NAT: Debes estar bromeando. Estoy en perfecto estado de salud.

LA MUERTE (sin escucharlo): Ajá… (Mira alrededor). Lindo lugar, ¿lo decoraron ustedes?

NAT: Contratamos a una decoradora, pero nosotros la ayudamos.

LA MUERTE (mirando un cuadro en la pared): Me encantan esos niños con ojos grandes.

NAT: No me quiero ir todavía.

LA MUERTE: Ajá, el señor no se quiere ir. Te pido por favor, no empieces con todo eso. Todavía estoy mareado por trepar hasta acá.

NAT: ¿Por trepar?

LA MUERTE: Sí, trepé por el caño de desagüe. Quise hacer una entrada dramática. Vi los ventanales, estabas leyendo, y se me ocurrió que iba a quedar bien. Pensé: “Subo, y hago una entrada con dramatismo, algo especial… (Chasquea los dedos) ¿Se entiende? Pero resulta que se me engancha el talón en una enredadera, se rompe el caño de desagüe, y me quedo colgando de un hilo. Y encima, se me desgarra la capa... Vamos, vámonos de una vez que fue una noche terrible.

NAT: ¿Me rompiste el caño de desagüe?

LA MUERTE: Bueno, tanto como romper… No se rompió, se dobló un poquito... ¿No escuchaste nada? Me di un golpe tremendo contra el piso.

NAT: Es que estaba leyendo.

LA MUERTE: Claro, se ve que estabas muy concentrado. (Levanta el diario que Nat estaba leyendo). “ADOLESCENTES EN ORGÍA DE DROGAS”. ¿Me lo puedo llevar?

NAT: Todavía no lo terminé de leer.

LA MUERTE: Bueno, no sé cómo decírtelo, pero justamente…

NAT: ¿Y por qué no tocaste el timbre, y listo?

LA MUERTE: Es lo que te estaba explicando, podría haber tocado el timbre, pero ¿cómo iba a quedar? En cambio así, podía lograr un efecto dramático, algo especial. ¿No leíste Fausto?

NAT: ¿Qué cosa?

LA MUERTE: ¿Y si tenías visitas? Supongamos que estás conversando con gente importante. ¿Yo soy la Muerte y voy a tocar el timbre y a entrar como si nada? Qué poco sentido común.

NAT: Escuche, señor, ya es muy tarde…

LA MUERTE: Es cierto, vamos.

NAT: ¿Vamos a dónde?

LA MUERTE: Hacia la muerte, al Más Allá, la Tierra Prometida, todo eso. (Mirándose la rodilla). Epa, qué feo corte me hice. Mi primer trabajo, y me puedo agarrar gangrena.

NAT: Espera un minuto. Necesito tiempo, todavía no estoy preparado para morir.

LA MUERTE: Lo siento mucho pero no te puedo ayudar. Me gustaría, pero te llegó la hora.

NAT: ¿Cómo es posible? Acabo de asociarme con Modiste Originals.

LA MUERTE: ¿Y qué diferencia hay, por un par de billetes más o menos?

NAT: Claro, a ti qué te importa, ¿no? Seguro que ustedes tienen todos los gastos pagos.

LA MUERTE: ¿Podemos irnos?

NAT (mientras lo estudia con detenimiento): La verdad, no puedo creer que seas la Muerte.

LA MUERTE: ¿Por qué? ¿Qué te imaginabas? ¿Qué era parecido a Schwarzenegger?

NAT: No, no es eso…

LA MUERTE: Pues lo siento si te desilusioné.

NAT: No lo tomes así. No sé, siempre pensé que serías… no sé… más alto…

LA MUERTE: Mido 1,73. Es la altura promedio para mi peso.

NAT: Es que te pareces a mí.

LA MUERTE: ¿Y a quién me voy a parecer? Soy tu muerte.

NAT: Dame un poco de tiempo, un día más.

LA MUERTE: No puedo, ¿qué quieres que haga?

NAT: Un día más, sólo 24 horas.

LA MUERTE: ¿Para qué? En la radio dijeron que mañana va a llover.

NAT: ¿No podemos pensar en una solución?

LA MUERTE: ¿Qué solución?

NAT: ¿Juegas al ajedrez?

LA MUERTE: No.

NAT: Pero una vez vi un cuadro donde estabas jugando ajedrez.

LA MUERTE: Pues no era yo, porque no juego ajedrez. Gin rummy, puede ser.

NAT: ¿Juegas gin rummy?

LA MUERTE: ¿Que si juego gin rummy? 


NAT: Ah, juegas bien, eh.

LA MUERTE: Muy bien.

NAT: Te diré lo que vamos a hacer…

LA MUERTE: No intentes hacer tratos conmigo.

NAT: Juguemos gin rummy. Si ganas, me voy sin chistar. Si yo gano, me das un poco más de tiempo, sólo un día.

LA MUERTE: ¿Y quién tiene tiempo para jugar gin rummy?

NAT: Ah, bueno, si juegas tan bien…

LA MUERTE: Aunque podría jugar un par de manos…

NAT: Vamos, sé bueno, juguemos media hora.

LA MUERTE: La verdad, no debería…

NAT: Tengo las cartas acá mismo, no te hagas rogar.

LA MUERTE: Bueno, está bien, juguemos un rato. Me va a ayudar a relajarme.

NAT (mientras trae cartas, papel y lápiz): No te arrepentirás.

LA MUERTE: No me hables como un vendedor. Trae las cartas y Coca Cola, y algo para comer. Por el amor de Dios, te cae una visita y no le ofreces ni unas papas fritas.

NAT: Abajo tengo M & M.

LA MUERTE: ¿M & M? ¿Y si viene el Presidente? ¿También le vas a ofrecer M & M?

NAT: Tú no eres el Presidente.

LA MUERTE: Reparte.
(Nat reparte las cartas y saca un cinco.)

NAT: ¿Quieres apostar diez centavos por punto, para que sea más interesante?

LA MUERTE: ¿No es bastante interesante para ti?

NAT: Juego mejor cuando hay dinero de por medio.

LA MUERTE: Como quieras, Newt.

NAT: Me llamo Nat, Nat Ackerman. ¿Acaso no sabes mi nombre?

LA MUERTE: Newt, Nat…es que tengo un dolor de cabeza...

NAT: ¿Vas a tomar ese cinco?

LA MUERTE: No.

NAT: Entonces levanta otra carta.

LA MUERTE (mirando sus cartas mientras levanta): Por Dios, no tengo nada.

NAT: ¿Cómo es?

LA MUERTE: ¿Cómo es, qué cosa?
(A medida que transcurre el siguiente diálogo, ambos levantan y dejan cartas en el mazo.)

NAT: La muerte.

LA MUERTE: ¿Cómo va a ser? Te quedas ahí acostado.

NAT: Digo, ¿hay algo después de la muerte?

LA MUERTE: Ajá, estás juntando sietes.

NAT: Te estoy preguntando algo, ¿hay algo después de la muerte?

LA MUERTE (con tono distraído): Ya vas a ver.

NAT: Ah, entonces, ¿hay algo para ver?

LA MUERTE: Bueno, a lo mejor no fue la mejor manera de expresarme. Tira una carta.

NAT: Cuesta bastante hacerte hablar, eh.

LA MUERTE: Estoy jugando a las cartas.

NAT: Está bien, juega, juega.

LA MUERTE: Y encima, no hago más que darte las cartas que necesitas…

NAT: No espíes las cartas del mazo.

LA MUERTE: No estoy espiando, las estoy ordenando. ¿Con qué carta se corta?

NAT: Con cuatro. ¿Ya vas a cortar?

LA MUERTE: ¿Quién dijo que voy a cortar? Solamente pregunté con qué carta se corta.

NAT: Y yo solamente pregunté si debo esperar que haya algo después.

LA MUERTE: Juega de una vez.

NAT: ¿No me puedes decir nada? ¿A dónde vamos a ir?

LA MUERTE: ¿Vamos? Para serte sincero, tú eres el que se cae desplomado al piso.

NAT: Qué divertido… ¿Me va a doler?

LA MUERTE: Va a ser cuestión de segundos.

NAT: Perfecto… (Suspira). Justo esto necesitaba… Justo ahora que me asocié con Modiste Originals…



LA MUERTE: Acá tengo cuatro puntos, ¿qué tal, eh?

NAT: ¿Estás cortando?

LA MUERTE: Con cuatro puntos gano, ¿no?

NAT: No, porque yo tengo dos.

LA MUERTE: No puede ser.

NAT: Perdiste.

LA MUERTE: Y yo pensaba que estabas juntando sietes.

NAT: Pero no. Te tocar dar. Tengo veinte puntos, reparte. (La Muerte mezcla y reparte). Así que me tengo que caer al piso, eh. ¿No puedo caer sobre el sofá?

LA MUERTE: No. Juega.

NAT: ¿Por qué no?

LA MUERTE: ¡Porque te caes al piso! Déjame en paz, estoy tratando de concentrarme.

NAT: Lo único que quiero saber es por qué tiene que ser en el piso. Es lo único que digo. ¿No puedo estar cerca del sofá?

LA MUERTE: Voy a hacer lo que pueda. Ahora, ¿podemos jugar?

NAT: Bueno, bueno, es lo único que quería saber. Me haces acordar a Moe Lefkowitz, él también es muy testarudo.

LA MUERTE: ¡Le hago acordar a Moe Lefkowitz! Soy uno de los personajes más terroríficos que alguien pueda imaginar, y le hago acordar a Moe Lefkowitz. ¿Quién es, un peletero?

NAT: Y qué peletero. Gana ochenta mil por año. Hace pasamanerías, tiene una fábrica. Dos puntos.

LA MUERTE: ¿¿Qué??

NAT: Corto con dos puntos. ¿Cuánto tienes?

LA MUERTE: Tengo tantos puntos que mi mano parece un tablero de básquet.

NAT: Y había que juntar espadas.

LA MUERTE: Si no hablases tanto…
(Vuelven a mezclar y a repartir.)

NAT: ¿Qué quisiste decir antes, cuando dijiste que éste era tu primer trabajo?

LA MUERTE: ¿Y qué te pareció que quise decir?

NAT: ¿Cómo? ¿Ninguna otra persona murió antes que yo?

LA MUERTE: Por supuesto que hubo muchos antes. Pero no fui yo el que se los llevó.

NAT: ¿Y entonces, quién?

LA MUERTE: Otros.

NAT: ¿Hay otros?

LA MUERTE: Claro. Cada uno tiene su método personal.

NAT: Pero yo no sabía eso.

LA MUERTE: ¿Y por qué ibas a saberlo? ¿Quién eres tú para saberlo?

NAT: ¿Cómo quién soy? ¿Qué, no soy nada?

LA MUERTE: Nada no, eres un fabricante de ropa. Lo que no entiendo es por qué un simple fabricante de ropa tiene que conocer la verdad sobre los misterios eternos.

NAT: Pero por favor, ¿qué estás diciendo? Gano muy bien. Mandé a mis dos hijos a la universidad. Uno trabaja en publicidad, y mi hija está casada. Tengo mi propia casa, manejo un Chrysler. A mi esposa no le falta nada: criadas, abrigo de visón, vacaciones… Ahora mismo está en Eden Roc, a cincuenta dólares por día, porque quería estar cerca de su hermana. Se supone que voy a buscarla la semana que viene. ¿Qué te crees, que soy un vagabundo que te encontraste por la calle?

LA MUERTE: Bueno, está bien, no seas tan susceptible.

NAT: ¿Y quién es susceptible?

LA MUERTE: ¿Y además, tú cómo te sentirías si te insultasen apenas llegas a un lugar, eh?

NAT: ¿Yo te insulté?

LA MUERTE: ¿No dijiste que te desilusionaba verme?

NAT: ¿Y qué querías? ¿Qué haga una fiesta en tu honor?

LA MUERTE: No es eso, hablaste de mi apariencia. Que si soy muy bajo, que si soy esto o aquello…

NAT: Dije que te parecías a mí. Como un reflejo.

LA MUERTE: Oh, está bien, mezcla, mezcla.

(Continúan jugando mientras la música se eleva suavemente y las luces se apagan hasta quedar en la oscuridad. Lentamente, las luces vuelven a encenderse. Han pasado unas horas y el juego acaba de terminar. Nat está sumando los puntos.)

NAT: Sesenta y ocho… ciento cincuenta… Bueno, perdiste.

LA MUERTE (Mirando el mazo con tristeza): Yo sabía que no tenía que tirar ese nueve. Maldición.

NAT: Entonces, nos vemos mañana.

LA MUERTE: ¿Cómo que nos vemos mañana?

NAT: Me gané un día más, ahora vete.

LA MUERTE: ¿Era en serio?

NAT: Hicimos un trato.

LA MUERTE: Sí, pero…

NAT: Nada de peros, gané 24 horas. Vuelve mañana.

LA MUERTE: No sabía que realmente estábamos jugando por tiempo.

NAT: Pues lo siento. Presta atención cuando te hablan.

LA MUERTE: ¿Y a dónde voy a ir durante 24 horas?

NAT: ¿Y a mí qué me importa? Lo principal es que gané un día más.

LA MUERTE: ¿Qué quieres que haga, que vague por las calles?

NAT: Instálate en un hotel, y después puedes ir al cine. No sé, come algo por ahí. No hagas tanto alboroto por una pavada.

LA MUERTE: Vuelve a sumar los puntos.

NAT: Y además me debes 28 dólares.

LA MUERTE: ¿¿Qué??

NAT: Así es, amigo, aquí está, lee tú mismo.

LA MUERTE (mientras busca en sus bolsillos): Tengo algo de plata, pero no llego a 28 dólares.

NAT: Aceptaré un cheque.

LA MUERTE: ¿¿De qué cuenta??

NAT: Miren con quién hago tratos.

LA MUERTE: Y qué quieres que haga, denúnciame. ¿Dónde voy a tener una cuenta corriente?

NAT: Está bien, dame lo que tengas y lo dejamos ahí.

LA MUERTE: Escucha, necesito ese dinero.

NAT: ¿Para qué?

LA MUERTE: ¿Cómo para qué? Vamos al Más Allá.

NAT: ¿Y?

LA MUERTE: ¿Y? ¿Sabes lo lejos que queda?

NAT: ¿Y?

LA MUERTE: ¿Y entonces, cómo pago el peaje?

NAT: ¿¡Vamos en auto!?

LA MUERTE: Ya te vas a enterar. (Con tono nervioso). Mira, voy a volver mañana, y quiero que me des la oportunidad de recuperar ese dinero. Si no, voy a estar en graves problemas.

NAT: Lo que quieras. Jugamos doble o nada. Puede ser que me gane una semana, o un mes más. Por la forma en que juegas, quizás hasta años.

LA MUERTE: Mientras tanto, me quedé seco.

NAT: Te veo mañana.

LA MUERTE (Mientras se acerca a la puerta): ¿Dónde hay un buen hotel? Qué digo, si no tengo dinero. Me voy a sentar en alguna plaza. (Toma el diario).

NAT: Fuera, fuera, ése es mi diario. (Se lo saca).

LA MUERTE (Mientras se marcha): No podía agarrar al tipo y llevármelo, no. ¡Tenía que ponerme a jugar gin rummy!

NAT (Hablándole desde la puerta): Cuidado al bajar, uno de los escalones tiene una madera floja…

(De inmediato, se escucha un golpe terrible. Nat suspira, se acerca a la mesa de luz y hace una llamada).

NAT: ¿Hola, Moe? Soy yo. Escucha, no sé si alguien me hizo una broma o qué, pero la Muerte acaba de visitarme. Jugamos un poco de gin rummy… No, la Muerte. ¡Sí, en persona! O alguien que decía que era la Muerte. Pero… ¡es tan idiota!





Autor: Woody Allen

LOS PAÍSES MÁS RICOS DEL MUNDO EN ESTE 2013



Son ricos los países por qué las personas que viven allí ganan lo suficiente para mantenerse ellos mismos? Hay dos métodos estándar de los cuales podríamos hacer uso para medir la riqueza de un país, y de ese modo saber qué tan ricos o pobres son sus habitantes. La medida usada a menudo es el Producto Bruto Interno (PBI), el cual representa el tamaño de la economía de un país.

La primera sería el PBI per cápita, el cual es una medida del bienestar promedio, y la riqueza o pobreza de los residentes de un país y la segunda medida, usada por la mayoría de los economistas en el mundo, es el PBI basado en la Paridad del Poder Adquisitivo (PPA). 

Sin embargo mi intención no es profundizar en aspectos de medición económica, sino en darles a conocer, de manera ascendente, los 10 países más ricos del mundo basando este ranking en la Paridad del Poder Adquisitivo (PPA) per cápita:

#10: Kuwait
PBI (PPA): $43,773 [€32,386.72]
Región: Medio Oriente


Kuwait es uno de los países más prósperos en el Medio Oriente. Como los otros, depende enormemente del petróleo para sus ingresos. El crudo representa la mayoría de sus exportaciones. Cuenta con una población de 2.8 millones. Su ingreso per cápita lo convierte en uno de los países más ricos del mundo.

#9. Suiza
PBI (PPA): $44,015 [€32,565.83]
Región: Europa


Situada en el continente europeo, Suiza cuenta con una economía bien diversa, además de ser una de las economías más estables del mundo. La economía de este rico país depende de la banca, el turismo, industrias y agricultura. Suiza es también líder mundial en la exportación de relojes de alta gama. Es uno de los paraísos financieros para aquellos quienes buscan esconder su dinero.

#8. Emiratos Árabes Unidos
PBI (PPA): $48,434 [€35,819.13]
Región: Medio Oriente


Otro de los países más ricos del Medio Oriente, los Emiratos Arabes Unidos (EAU) consisten en siete Emiratos independientes los cuales se rigen por sus propios monarcas. Es el segundo país árabe más rico. Su PBI es el tercero más grande en el Medio Oriente, después de Arabia Saudita e Irán.

Genera riqueza de sus exportaciones de petróleo y gas natural, junto con pescado seco y dátiles. Con el agotamiento de sus reservas de petróleo, los Emiratos han empezado a diversificar sus negocios. Este rico país planea ahora convertirse en un gran destino turístico y líder mundial del mercado financiero.

#7. Estados Unidos
PBI (PPA): $49,601 [€36,698.30]
Región: América


Estados Unidos, el país más poderoso del mundo y la economía más poderosa del mundo, lidera al mundo en ciencia y tecnología y en casi todos los campos de la investigación que se pueda imaginar. Es el exportador más grande de armas y también de otros bienes y servicios.

Este rico país cuenta con un PBI de alrededor $15 billones (€11 billones) lo que lo convierte en la economía más rica y grande del mundo. Estados Unidos también es el fabricante más grande del mundo y la nación financiera líder.

#6. Brunéi
PBI (PPA): $50,440 [€37,318.76]
Región: Asia


Situado en el Sudeste de Asia, Brunei genera sus ingresos de exportaciones de petróleo crudo y gas natural. Las ganancias del petróleo contribuyen alrededor de un 90% a su PBI. Con una población pequeña de menos de medio millón, Brunei es uno de los países menos densamente poblados del mundo. Su sultán es una de las personas más ricas del mundo.

#5. Hong Kong
PBI (PPA): $50,716 [€37,523.05]
Región: Asia


Situado en la costa sur de China, Hong Kong es el quinto país más rico basado en los ingresos per cápita. Cuenta con un alto PBI, y es un destino financiero líder en el mundo, así como en Asia. Es una región especialmente administrada con su propia moneda, pero con servicios de defensa de China.

#4. Noruega
PBI (PPA): $54,479 [€40,289.23]
Región: Europa


Con cerca de 5 millones de personas, Noruega, con un alto PBI y una población relativamente baja, es uno de los países más ricos de la Tierra. La economía de esta rica nación depende de las reservas de petróleo y gas natural encontradas alrededor del país.

#3. Singapur
PBI (PPA): $61,046.96 [€45,146.42]
Región: Asia


Localizado en el Sudeste de Asia y compuesto de 63 islas, Singapur es un país isla completo. Es uno de los centros financieros más grandes del mundo, y junto a Taiwan, Hong Kong y Corea del Sur, forman los Cuatro Tigres de Asia. Tiene una población de alrededor de 5.5 millones de personas.

#2. Luxemburgo
PBI (PPA): $79,649.49 [€58,929.79]
Región: Europa


Es el segundo país más rico del mundo y mantiene el título como “país más rico de Europa”. Luxemburgo es más famoso por ser un paraíso fiscal. Multimillonarios de alrededor del mundo viven es este país para salvarse de impuestos en sus países natales.

Liderado por un Gran Duque, con una población de alrededor de medio millón, el país cuenta con un fuerte contraste de verdes pastos junto con una ciudad mega industrializada. La banca, industria de acero y las telecomunicaciones contribuyen fuertemente a su riqueza.

#1. Qatar
PBI (PPA): $106,283.96 [€78,635.68]
Región: Medio Oriente


Con una población de alrededor de 1.9 millones y un PBI equivalente a $182 mil millones (€134.6 mil millones), Qatar es el país más rico del mundo. Está situado en el Golfo Pérsico y es una península.

La economía de este rico país depende enteramente del petróleo, ya que éste contribuye casi un 85% en sus ganancias de exportaciones. La banca y el turismo son otras áreas con las que Qatar genera dinero.


Fuente: Megaricos


EL CONDE DRACULA DE WOODY ALLEN (CUENTO)


En algún lugar de Transilvania yace Drácula, el monstruo, durmiendo en su ataúd y guardando a que caiga la noche. Como el contacto con los rayos solares le causaría la muerte con toda seguridad, permanece en la oscuridad en su caja forrada de raso que lleva iniciales inscritas en plata. Luego, llega el momento de la oscuridad, y movido por instinto milagroso, el demonio emerge de la seguridad de su escondite y, asumiendo las formas espantosas de un murciélago o un lobo, recorre los alrededores y bebe la sangre de sus victimas. Por último, antes de que los rayos de su gran enemigo, el sol, anuncien el nuevo día, se apresura a regresar a la seguridad de su ataúd protector y se duerme mientras vuelve a comenzar el ciclo.

Ahora, empieza a moverse. El movimiento de sus cejas responde a un instinto milenario e inexplicable, es señal de que el sol está a punto de desaparecer y se acerca la hora. Esta noche, está especialmente sediento y, mientras allí descansa, ya despierto, con el smoking y la capa forrada de rojo confeccionada en Londres, esperando sentir con espectral exactitud el momento preciso en que la oscuridad es total antes de abrir la tapa y salir, decide quiénes serán las víctimas de esta velada. El panadero y su mujer, reflexiona. Suculentos, disponibles y nada suspicaces. El pensamiento de esa pareja despreocupada, cuya confianza ha cultivado con meticulosidad, exita su sed de sangre y apenas puede aguantar estos últimos segundos de inactividad antes de salir del ataúd y abalanzarse sobre sus presas.

De pronto, sabe que el sol se ha ido. Como un ángel del infierno, se levanta rápidamente, se metamorfosea en murciélago y vuela febrilmente a la casa de sus tentadoras víctimas.

_¿Vaya, conde Drácula, que agradable sorpresa!_ dice la mujer del panadero al abrir la puerta para dejarlo pasar. (Asumida otra vez su forma humana. entra en la casa ocultando, con sonrisa encantadora, su rapaz objetivo.)

_¿Qué le trae por aquí tan temprano?_ pregunta el panadero.

_Nuestro compromiso de cenar juntos_ contesta el conde_.

Espero no haber cometido un error. Era esta noche, ¿no?

_Sí, esta noche, pero aún faltan siete horas.

_¿Cómo dice?_ inquiere Drácula echando una mirada sorprendida a la habitación.

-¿O es que ha venido a contemplar el eclipse con nosotros?

_¿Eclipse?

_Así es. Hoy tenemos un eclipse total.

_¿Qué dice?

_Dos minutos de oscuridad total a partir de las doce del mediodía.

_¡Vaya por Dios! ¡Qué lío!

_¿Qué pasa, señor conde?

_Perdóneme... debo... _Debo irme...Hem...¡Oh, qué lío!..._ y, con frenesí, se aferra al picaporte de la puerta.

-¿Ya se va? Si acaba de llegar.

_Sí, pero, creo que...

_Conde Drácula, está usted muy pálido.


-¿Sí? necesito un poco de aire fresco. Me alegro de haberlos visto...

_¡Vamos! Siéntese. Tomaremos un buen vaso de vino juntos.

_¿Un vaso de vino? Oh, no, hace tiempo que dejé la bebida, ya sabe, el hígado y todo eso. Debo irme ya. Acabo de acordarme que dejé encendidas las luces de mi castillo... Imagínese la cuenta que recibiría a fin de mes...

_Por favor_ dice el panadero pasándole al conde un brazo por el hombro en señal de amistad_. usted no molesta. No sea tan amable. Ha llegado temprano, eso es todo.

_Créalo, me gustaría quedarme, pero hay una reunión de viejos condes rumanos al otro lado de la ciudad y me han encargado la comida.

_Siempre con prisas. Es un milagro que no haya tenido un infarto.

_Sí, tiene razón, pero ahora...


_Esta noche haré pilaf de pollo_ comenta la mujer del panadero_. Espero que le guste.

_¡Espléndido, espléndido!- dice el conde con una sonrisa empujando a la buena mujer sobre un montón de ropa sucia. Luego, abriendo por equivocación la puerta del armario, se mete en él_. Diablos, ¿dónde está esa maldita puerta?

_¡ja, ja!_ se ríe la mujer del panadero_. ¿Qué ocurrencias tiene, señor conde!

_Sabía que le divertiría_ dice Drácula con una sonrisa forzada-, pero ahora déjeme pasar.

Por fin, abre la puerta, pero ya no le quedaba tiempo.


_¡Oh, mira, mamá_ dice el panadero-, el eclipse debe de haber terminado! Vuelve a salir el sol.


_Así es_ dice Drácula cerrando de un portazo la puerta de entrada_. He decidido quedarme. Cierren todas las persianas, rápido, ¡rápido! ¡No se queden ahí!

_¿Qué persianas?_ preguntó el panadero.

_¿No hay? ¡lo que faltaba! ¡Qué para de...! ¿Tendrían al menos un sótano en este tugurio?

_No_ contesta amablemente la esposa_. Siempre le digo a Jarslov que construya uno, pero nunca me presta atención. Ese Jarslov...

_Me estoy ahogando. ¿Dónde está el armario?

_Ya nos ha hecho esa broma, señor conde. Ya nos ha hecho reír lo nuestro.

_¡Ay... qué ocurrencia tiene!

_Miren, estaré en el armario. Llámenme a las siete y media.

Y, con esas palabras, el conde entra al armario y cierra la puerta.

_¡Ja,ja...! ¡qué gracioso es, Jarslov!

_Señor conde, salga del armario. deje de hacer burradas.

Desde el interior del armario, llega la voz sorda de Drácula.

_No puedo... de verdad. Por favor, créanme. Tan solo permítanme quedarme aquí. Estoy muy bien. De verdad.

_Conde Drácula, basta de bromas. Ya no podemos más de tanto reirnos.

_Pero créanme, me encanta este armario.

_Sí, pero...

_Ya sé, ya sé... parece raro y sin embargo aquí estoy, encantado. El otro día precisamente le decía a la señora Hess, deme un buen armario y allí puedo quedarme durante horas. Una buena mujer, la señora Hess. Gorda, pero buena... Ahora, ¿por qué no hacen sus cosas y pasan a buscarme al anochecer? Oh,Ramona, la la la la, ramona...

En aquel instante entran el alcalde y su mujer, Katia. Pasaban por allí y habían decidido hacer una visita a sus buenos amigo, el panadero y su mujer.

_¡Hola Jarslov! espero que Katia y yo no molestemos.

_Por supuesto que no, señor alcalde. Salga, conde Drácula.¡Tenemos visita!

_¿Está aquí el conde?_ pregunta el alcalde, sorprendido.

_Sí, y nunca adivinaría dónde está_ dice la mujer del panadero.

_¡Que raro es verlo a esta hora! De hacho no puedo recordar haberle visto ni una sola vez durante el día.

_Pues bien, aquí está. ¡Salga de ahí, conde Drácula!

_¿Dónde está?_ pregunta Katia sin saber si reír o no.

_¡Salga de ahí ahora mismo! ¡Vamos!_ La mujer del panadero se impacienta.

_Está en el armario_ dice el panadero con cierta vergüenza.

_¿No me digas!_ exclama el alcalde.

_¡Vamos!_ dice el panadero con un falso buen humor mientras llama a la puerta del armario_. Ya basta. Aquí está el alcalde.

_Salga de ahí conde Drácula_ grita el alcalde_. Tome un vaso de vino con nosotros.

_No, no cuenten conmigo. Tengo que despachar unos asuntos pendientes.

_¿En el armario?

_Sí, no quiero estropearles el día. Puedo oír lo que dicen: Estaré con ustedes en cuanto tenga algo que decir.

Se miran y se encogen de hombros. Sirven vino y beben.

_Qué bonito el eclipse de hoy_ dice el alcalde tomando un buen trago.

_¿Verdad?_ dice el panadero_. Algo increíble.

_¡Díganmelo a mí! ¡Espeluznante!_ dice una voz desde el armario.

_¿Qué Drácula?

_Nada, nada. No tiene importancia.

Así pasa el tiempo hasta que el alcalde, que ya no puede soportar esa situación, abre la puerta del armario y grita:

_¡Vamos, Drácula! Siempre pensé que usted era una persona sensata. ¡Déjese de locuras!

Penetra la luz del día; el diabólico monstruo lanza un grito desgarrador y lentamente se disuelve hasta convertirse en un esqueleto y luego en polvo ante los ojos de las cuatro personas presentes. Inclinándose sobre el montón de ceniza blanca, la mujer del panadero pega un grito:

_¡Se ha fastidiado mi cena!


Autor: "Woody Allen" 
(De " Cuentos sin plumas" -1988)