PAGINA EXTRAVIADA DEL DIARIO DE BLANCA NIEVES

Blanca Nieves se coloca la toalla higiénica.

Y desea que los enanitos hoy, no la molesten.
Tiene la bandera desplegada y a toda asta.
Neuralgia, calambres en la zona pélvica.
Y anda colérica y en son de guerra.

¿Tengo dolores de perra o son escorpiones
o cucarachas que me desgarran?
Los calambres me socavan y hacen cuevas de rata.
Y una picazón y unos hongos
que no sé si son por alergia o falta de higiene
o por quistes que me hace gritar
de telenovela: basta.

Enanitos de mierda, me prostituyen
como a cualquier hija de vecina.
Y para lo que pagan esas hienas.
¿No me habrán contagiado sífilis?
¿O sida o alguna enfermedad rara, venérea?

Tengo mareos. ¿No será la meno?
Y me jode todo, hasta el ano
y el racimo de almorranas.
¿No estaré de nuevo embarazada?
¿De nuevo otro aborto de otro enano?

Deseo ir al oculista, pero que no sea el mismo
que me cita y, en disimulo, insiste,
me desvista para auscultar mis nalgas
o palparme los senos;
pero, ¿qué tiene que ver un oculista, me digo,
con mis celulitis
o mis tumores o los quistes o mi menopausia?

Sí, claro, sé que me faltan chequeos.
Sé que me falta higiene.
Pero, quién dijo que en los cuentos clásicos
las niñitas heroínas se bañan, ¡no jodan!
¿Cuándo la Cenicienta se cepilló los dientes?
¿Cuándo se bañó la Bella Durmiente?
¿Cuándo Caperucita Roja
se cambió la toalla higiénica?
Ni el Lobo feroz usó calzoncillos.
Ni se lavó la cosa Pinocho.
¿Qué ejemplo dar a los niños?
¿Qué decirles en la escuela?
Ni el lobo ni los chanchitos orinan,
no tienen varicela.
Ni tuberculosis ni amígdala.
Y menos: jamás se sonaron el moco.
¿Cómo explicarles?
Niños, entiendan una cosa...
¿Blanca Nieve hoy es ruca?
¿O una sabandija, loca, piojosa?
Sí; pero, no la apedreen en la esquina.
¿No es así la vida...?

Será que por eso
cómo me joden hoy día sarpullido, ladillas.

Pero, cómo son los tiempos;
ayer, linda, la más bella princesita y ociosa;
“espejito, espejito, dime quién mierda
en este reino de víboras es la más linda joya.”

Y hoy tengo carie en dos muelas
-necesito incrustación y un puente-,
se me han caído el canino y tres dientes,
mis senos se parecen dos rosas marchitas
y las nalgas se me descuelgan como niguas secas,
como guantes de boxeador sin pelea,
desinfladas como uvas chupadas.
¡Vivir, es una vaina la vida!
Cualquier rato vuelvo al fumo
y me alcoholizo en Kilka.

Mi cabello antes de ángel
hoy parece de telarañas, ¿me estaré
volviendo calva? ¿A esto se llama ser vieja?
Y todo por usar ese champú de propaganda.
Cuando lo mejor es lavarse con palta 
y limón podrido, sobretodo para evitar la caspa,
las liendres.

Del oculista y mis lentes, pasaré al dentista
Y de ahí a casa del médico de la cirugía estética.
Necesito eliminar estas patas de gallo
y esta papada.
¿Por eso fue que se rajaba el espejo?

¡Dios mío! ¿también mi panza
con celulitis y várices?
Bueno, de ahí al médico de las almorranas...
¡Y, santo cielo!
¡Sí que sobrevivir de princesita clásica
en estos tiempos de peste y hogueras
no es una vaina, es legítima cagada!

Si Hollywood me viera lo vieja que estoy,
-¡medio bruja!, ¡medio calva!-
seguro que ya ni me llaman.
Además, los niños de hoy
queman todos marihuana.
O son los locos de alguna barra brava.
O te asaltan y violan
como esos enanos pirañas.

En fin
cada enanito fue una trampa, la pose más rara.
Hoy me han dicho hacer de pollito que bebe agua.
Qué gracia, ¿alguien sabe la pose del pollito
que bebe agua?
Y para mañana me piden la del tigre que salta
desde la rama. Es decir, del ropero a mi cama.
Y de mi cama, ya sabes... ¡ábrete Sésamo!
Qué desgracia.

Moralejas: (Son ocho)
1. No soy lo que fui, la princesita encantada.
2. Blanca Nieves hoy también quema pasta.
3. Blanca Nieves es hoy una apestada.
4. No se baña. Piojos, ladilla, sarna.
5. Es posible que de hoy para mañana
por burriere, cambie de casa o caiga en la trampa.
6. Lo único bueno: es que estudió, se hizo
profesional. Se deleita con Freund hasta la náusea.
7. Lo único malo: no ejerce ya como psiquiatra.
Sus pacientes acaban en fumadero o en cana.
8. Hoy Blanca Nieves odia los espejos:
los rompe a patadas.


Autor: Cronwell Jara Jiménez (Famoso escritor piurano)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario