EL SUPUESTO ENCUENTRO SEXUAL ENTRE UN DELFÍN Y SU INSTRUCTORA



Margaret Howe Lovatt pasó muchos años de su vida junto a Peter, un joven delfín macho, como parte de un proyecto de la NASA para que aprendiera a hablar inglés. Como cualquier adolescente que se pase todo el día encerrado en la escuela con una bella profesora, Peter a menudo tenía erecciones. El protocolo de actuación en estos casos es trasladar al macho al tanque de las hembras y dejar que se desahogue: es la única forma de continuar con el adiestramiento.

Sin embargo Lovatt halló una manera de evitar esta engorrosa labor y que Peter se distrajera de la lección: ella misma lo masturbó. Así como los machos humanos pueden, digamos, administrarse un alivio manual, los delfines se ven dramáticamente impedidos debido a sus diminutas aletas. Lovatt, con su mentalidad científica, explica: “Es como un picor, sólo deshacerse de él. Un buen meneo y listo”.

Su historia nos la descubre un apasionante documental que ha estrenado la BBC en el que, anécdotas sexuales aparte, nos adentramos en uno de los experimentos científicos más sorprendentes de la historia:



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario