SU BEBÉ MURIÓ LUEGO DE NACER, PERO ELLA PIDIÓ SOSTENERLO. DESPUÉS DE DOS HORAS, ESCUCHÓ UN SUSPIRO


Kate Ogg dio a luz mellizos prematuramente, y su bebé Jaime, no sobrevivió al parto. Le preguntó a los doctores si podía sostenerlo para despedirse de él, y lo abrazó por dos horas. Lo que pasó después prueba que existe magia en el tacto de una madre:







Vía: UPSOCL
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario