LA EXTRAÑA RELACIÓN ENTRE LA VOZ DE UN HOMBRE Y SU SEMEN

Encontrar una pareja fértil es un paso esencial para que la reproducción sea exitosa. Este hecho es sumamente evidente y se ha estudiado en muchas especies de animales donde se ha visto que las hembras relacionan factores como la belleza física, la resistencia o los sonidos emitidos por el macho para determinar si es un candidato óptimo con el que dejar descendientes o no.

En el ser humano el proceso no es diferente, aunque por supuesto, tiene sus matices. Según los estudios, muchas mujeres se sienten particularmente atraídas por los hombres con voz grave, sin embargo, esto no está necesariamente relacionado con una mejor calidad del semen, sino todo lo contrario.

Voz grave vs. calidad del semen

Un estudio que dirigió el biólogo evolucionista Leigh W. Simmons, de la Universidad de Australia Occidental, mostró que la voz grave en un hombre, comúnmente asociado como una señal de masculinidad y fortaleza, en realidad no dice nada bueno sobre la calidad de su esperma.

Para demostrarlo, el investigador diseñó un estudio en el que participaron 54 hombres en edades comprendidas entre los 18 y los 32 años, así como 30 mujeres. Todos ellos se declararon atraídos por el sexo opuesto. 

Luego se grabaron las voces de cada uno de los hombres, allí las tonalidades eran muy variadas y el registro iba desde voces más graves hasta más agudas. Luego, las mujeres escucharon las grabaciones para que determinar cuáles de los hombres les parecían más atractivos según su voz. Como se esperaba y confirmando estudios anteriores, ellas prefirieron aquellos de voces más graves.

Ahora bien, al analizar el esperma que los hombres donaron voluntariamente, la sorpresa se dio al comprobar que habían curiosas coincidencias. Los hombres considerados más atractivos por su voz eran los que también tenían una menor calidad espermática, es decir aquellos que tenían un menor número de espermatozoides, aunque éstos no eran necesariamente insuficientes para fecundar.

Pero ¿Cuál podría ser la causa de este resultado?

Al parecer, durante nuestra historia evolutiva, los hombres han desarrollado un mayor dimorfismo sexual para tener más probabilidades de éxito reproductivo, pues las mujeres suelen preferir aquellos con rasgos más diferenciados, por ejemplo en la cara, el cuerpo o la voz.

Estos rasgos, que se han identificado con una mayor masculinidad y fertilidad, asimismo pueden haber implicado el desvío de una parte de los recursos hacia este objetivo, garantizando una ventaja competitiva a la hora de atraer a las potenciales parejas, en detrimento así del gasto dedicado a desarrollar, por ejemplo, un mejor esperma.

Es una competencia clara entre atraer más parejas o ser más fértil, en la que la primera opción parece haber ganado en el ser humano, a pesar de tener menor calidad espermática, el tono bajo de la voz se ha asociado históricamente con la fortaleza del hombre y su capacidad para luchar, dominar y así proveer de recursos necesarios al hogar.

Aunque este resultado y sus posibles causas requieren de mayores análisis para llegar a conclusiones más sólidas, no deja de ser sumamente interesante el hecho de que la gravedad de la voz y la calidad seminal estén tan relacionadas de tan singular e inesperada manera en el ser humano.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario