LAS PLANTAS PUEDEN ESCUCHAR A SUS DEPREDADORES, DE ACUERDO A RESULTADOS DE UNA INVESTIGACION

Seguramente habrás escuchado a alguna persona asegurar que sus plantas las escuchan y que incluso, cuando les cantan o les hablan, estas crecen con más vigor y belleza. Hasta el momento, esto ha sido bastante difícil de probar científicamente y muchas dudas e hipótesis se tejen a su alrededor. Sin embargo, según un reciente descubrimiento que hoy vamos a compartir contigo, al parecer hay algo de cierto en aquello de que “las plantas escuchan”.

Plantas que escuchan a sus atacantes

Según refiere la revista Oecologia en su último número, un estudio realizado por científicos de la División de Ciencias de las Plantas de la Universidad de Missouri, Estados Unidos, ha demostrado que las plantas pueden “escuchar” a sus depredadores y activar tempranamente sus mecanismos de defensa contra ellos. Al menos es lo que parece ocurrir con la Arabidopsis thaliana, una planta productora de aceite de mostaza que emplea esta sustancia como un eficaz repelente de insectos.

Una de las principales plagas que atacan a esta planta es la oruga de la mariposa de la col, la cual mastica implacablemente sus hojas para alimentarse. Al hacerlo, esta oruga produce unas vibraciones muy leves, pero de una alta especificidad que las plantas han “aprendido” a reconocer y a responder para protegerse.

Para comprobar si las plantas eran capaces de escuchar, los expertos midieron estas vibraciones con equipos muy sofisticados, luego las reprodujeron durante un par de horas ante un grupo de plantas y dejaron otras en absoluto silencio. Así, pudieron comprobar que en la muestra en la que se reproducía el sonido, las plantas de alguna manera captaban el sonido y segregaban una cantidad bastante mayor de aceite de mostaza que las plantas que estaban en silencio.

Teniendo en cuenta que esta sustancia ahuyenta a los insectos, está claro que las plantas se prepararon para el ataque al “escuchar” las vibraciones propias de uno de sus depredadores más temidos.

Un estudio pionero

Este estudio es el primero en evidenciar de manera científica que las plantas realmente pueden responder a los sonidos ambientales, demostrando a su vez que son selectivas al hacerlo, pues si bien respondieron al reproducirse el sonido de la oruga de la col, no se desencadenó respuesta alguna (o al menos no se registró) cuando fueron expuestas a otros sonidos inocuos, como por ejemplo el sonido del viento o de otros insectos que no suponen una amenaza para esta planta.

Ahora corresponde estudiar este fenómeno en otras plantas para comprobar que no es una exclusividad de Arabidopsis thaliana, algo en lo que parecen estar de acuerdo los científicos. Como sea, estamos ante una de las demostraciones más sólidas que se han realizado para probar que las plantas son capaces de escuchar.

El mecanismo mediante cómo son capaces de detectar la frecuencia exacta que desencadena la respuesta, son aún misterios espinosos que la ciencia intentará resolver.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario