LA RAZÓN CIENTÍFICA DE PORQUÉ TOMAR MUCHA CERVEZA HACE CRECER LA BARRIGA

En verano, cuando hay un sol extenuante, ¿a quién no le gusta beber una cerveza fría con amigos? Para muchos resultará una actividad gratificante, sin embargo, al buen placer que causa la ingestión de este líquido, se le suman consecuencias muy negativas, como el aumento de la zona abdominal. Pero, ¿por qué beber mucha cerveza hace crecer la barriga? Hoy procuraremos acercarte una breve explicación científica.

La cerveza y las calorías

Lo primero que debemos conocer es que cualquier consumo exagerado de calorías aumenta el peso corporal. Este se concentra especialmente en la zona abdominal, donde se acumula más grasa en el organismo.

La comida chatarra lo empeora aún más. Si tomamos mucho helado o comemos mucha pizza, la zona abdominal aumentará considerablemente su tamaño. La cerveza no está exenta de esta propiedad. Es un producto que contiene cebada y por tanto, muchas calorías.

Todos sabemos que ninguna bebida alcohólica es buena para la salud y cuáles son las tantas problemáticas que su consumo implica, lo hemos tratado en otras oportunidades.

Ahora bien, retomando nuestra cuestión, una sola cerveza no representa mucho en sí, sobre todo si hacemos ejercicio regularmente y tenemos una alimentación balanceada. Pero, pensemos: ¿qué sucede si llegamos a un bar y nos sentamos en grupo a beber cerveza?

Seguramente será más de una y quizá también se consuma comida para acompañar la bebida. Aquí todo empeora, pues la gran mayoría de este tipo de comida que hay en un bar o restaurante tiene grandes cantidades de carbohidratos. Cuando repetimos esta actividad con frecuencia, hay altas probabilidades de que la barriga comience a crecer.

Cuando se ingiere cerveza, el hígado deja de quemar grasa y comienza a quemar el alcohol. De manera que la primera se queda acumulada en las zonas más sensibles del cuerpo para el almacenamiento graso, a saber, la región de la pelvis. Si a eso le agregamos que el alcohol es una sustancia que abre el apetito, podemos decir con seguridad que el peso corporal aumentará en una sola visita a un bar o pub.

La grasa y la barriga

La acumulación de grasa es un evento que depende de la edad y el sexo de las personas. Mientras más envejecemos, mayor tendencia hay a engordar, pues nos volvemos menos activos y no se queman tantas calorías como en la juventud. Asimismo, los cambios hormonales favorecen este proceso.

Por otra parte, las mujeres tienen una capa de grasa subcutánea mayor que la de los hombres. Eso hace que la grasa no quemada se almacene en distintas partes del cuerpo de manera homogénea, pero en los hombres sólo se acumula en la barriga. He aquí por qué observamos a muchos hombres que, aunque no son tan gordos, muestran una panza prominente y desproporcionada que coincide con un consumo de cerveza para nada saludable.

La única manera de beber cerveza y que no crezca la barriga, especialmente si eres hombre, es mantenerse físicamente en forma, sin exceder en el consumo de esta bebida y evitando la comida con exceso de grasa.

Tener hábitos de vida saludables no está reñido a un ocasional consumo de cerveza fría en verano, en la agradable compañía de los amigos, siempre con suma responsabilidad, por supuesto...


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario