LAS BEBIDAS DIETÉTICAS TAMBIÉN CAUSAN GRAN DAÑO A NUESTRO ORGANISMO Y PUEDEN PROVOCAR DIABETES TIPO II

Alrededor del mundo, la gente consume gran cantidad de bebidas gaseosas cada año. A su vez, con la idea de que se está consumiendo algo sano, quienes quieren cuidar su figura o disminuir el consumo de azúcar, prefieren aquellas bebidas dietéticas o light.

Sin embargo, las gaseosas light no son tan buenas como se suele creer. Varios estudios indican que las bebidas dietéticas dañarían nuestro cuerpo. Veamos cómo y en qué medida.

Bebidas light, ¿dañinas para el cuerpo?

Sabemos que además de engordar, consumir mucho azúcar puede provocarnos diabetes, por lo que recurrimos a las bebidas dietéticas, que prometen cero azúcar y calorías, pero al parecer estamos dañándonos.

Se han realizado diversos estudios acerca de los efectos nocivos que el consumo de estas bebidas endulzadas artificialmente podrían provocar en nuestro cuerpo y vamos a contarles los resultados. 

Varias investigaciones realizadas independientemente, llegaron a la conclusión de que el consumo excesivo de bebidas dietéticas altera la flora bacteriana de nuestro sistema digestivo, incrementando las posibilidades de padecer diabetes tipo II. 

Los edulcorantes artificiales hacen que el cuerpo expulse ciertos tipos de bacterias benévolas y permita que se multipliquen bacterias dañinas. Justamente, esas bacterias expulsadas son las que ayudan a mantener a raya los niveles de glucosa en el cuerpo.

Bebidas dietéticas y aumento de peso

Otras investigaciones concluyeron que quienes bebían sodas dietéticas, tenían mayores posibilidades de padecer obesidad. El cuerpo se confunde cuando recibe algo de sabor dulce sin encontrar glucosa y provoca un fuerte deseo por consumir cosas dulces. De este modo, la persona se inclina a optar por alimentos ricos en azúcar y termina consumiendo más calorías.

Asimismo, existe un efecto psicológico negativo a destacar: cuando se consumen bebidas diet se tiende a pensar que, de cierto modo, se ahorra un consumo de calorías, disminuyendo el sentimiento de culpa ante el consumo de otros alimentos nocivos.

Por otra parte, otro estudio ha indicado que el consumo de edulcorantes artificiales, ya sea en bebidas gaseosas o reemplazando el azúcar, lleva a desarrollar intolerancia a la glucosa, una especie de etapa previa a la diabetes tipo II.

Ello se debe a que eleva los niveles de HbA1c, presente en la hemoglobina y que sirve para medir el efecto de los dulces a largo plazo, llegando a un estado de hiperglicemia más extendido que quienes consumen azúcar regular.

¿Debo dejar de consumir bebidas dietéticas?

Si bien son muchos los estudios que las califican como nocivas, no son investigaciones a largo plazo y se refieren más que a nada a quienes consumen bebidas dietéticas en altas cantidades, además de otros edulcorantes artificiales.

Eso si, las investigaciones logran romper con el mito de que beber gaseosas light ayuda a bajar o mantener el peso y evitar enfermedades relacionadas con el consumo de azúcar.

Al igual que cualquier otra cosa, se puede consumir con moderación y si estás muy acostumbrado a consumir bebidas zero o light con las comidas, quizá sea hora de ir reemplazándolas con agua o jugos naturales.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario