UNA DE LAS ENFERMEDADES MÁS RARAS DEL MUNDO: EL SÍNDROME DE COTARD O MÁS CONOCIDO COMO EL SÍNDROME DEL ZOMBIE


Los zombies son de los personajes más populares del cine y la televisión actuales, y así lo demuestran The Walking Dead o La Noche de los Muertos Vivientes. Sin embargo es muy poco probable que un zombie pueda existir realmente tal cual lo conocemos, comiendo cerebros y caminando sin rumbo fijo, pero existe una enfermedad llamada Síndrome de Cotard, que hace que las personas se consideren zombies.

El síndrome de Cotard es un desorden mental muy extraño que hace que las personas crean que están muertas. El primer caso fue presentado por Jules Cotard, un neurólogo francés que conoció a una chica con este problema. Además de negar su propia existencia, negaba a Dios y creía que ya no podía morir, por lo que dejó de comer, muriendo de hambre.

Variaciones del síndrome

Este caso que nombramos es solamente uno de los más normales dentro del desorden, dado que hay otros pacientes con otras ideas. Por ejemplo, piensan que han perdido la sangre y los órganos internos y consideran que se están pudriendo.

Aunque muchos pacientes con este síndrome son diagnosticados también con esquizofrenia, hay causas más simples, como el consumo de una droga que cura el herpes llamada aciclovir. Este medicamento afecta la zona del cerebro que reconoce los rostros, lo que hace que no vean de la misma manera a sus conocidos. Esto los aleja del mundo y los hace sentir muertos.

Etapas de la enfermedad

El síndrome de Cotard ocurre en tres etapas: germinación, florecimiento y crónica. En la germinación los pacientes sienten depresión, hipocondría y ansiedad; en el florecimiento, los síntomas se agravan, y en la etapa crónica, la visión del mundo está completamente distorsionada.

El aciclovir y las insuficiencias renales

El síndrome de Cotard se ha manifestado, según las investigaciones más recientes, en personas con insuficiencias renales que utilizan el aciclovir. Quienes utilizan aciclovir tienen una mayor cantidad de un componente llamado CMMG, que en las personas con problemas renales tarda más en irse. Esta sustancia altera la presión arterial generando un cambio a nivel cerebral.

Estos descubrimientos son muy importantes para tratar a las personas con el Síndrome de Cotard. Aunque es algo muy extraño y nos haga pensar en zombies caminando por la ciudad y comiendo gente, la realidad es que simplemente es un trastorno mental que hay que tratar con paciencia y un seguimiento diario.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario