ÚNICAMENTE EXISTEN CUATRO TIPO DE CIUDADES EN TODO EL MUNDO, SEGÚN LA MATEMÁTICA

Si creías que para conocer las mejores ciudades del mundo necesitarías un año sabático y un millón de dólares, estabas equivocado. ¡Alcanza con que viajes sólo a cuatro lugares!.

Según un trabajo de Remi Louf y Marc Barthelemy, publicado en la Journal of the Royal Society, el mapa de cada ciudad es su "huella digital" y todas se pueden agrupar en tan sólo cuatro categorías. Veamos un poco más en qué consiste su análisis.

Criterios para clasificar ciudades

Las ciudades se pueden agrupar y ordenar por una infinidad de criterios, dependiendo de cuál es el fenómeno que queremos observar. Sólo a modo de ejemplo, si nos interesa analizar la superpoblación clasificaremos a las ciudades por su cantidad de habitantes o su densidad de población. Si nos interesara analizar el impacto medioambiental, las podríamos clasificar por su cantidad de fábricas por kilómetro cuadrado, o su autos por habitante. 

En este caso, los investigadores tenían el objetivo de descubrir un patrón matemático que permita clasificar a las ciudades según la cantidad, forma y disposición de sus manzanas —blocks—. En base a datos abiertos sobre las ciudades (mapas y planos oficiales) aplicaron el modelo a 131 ciudades, y descubrieron cuatro grandes "familias" de huellas digitales.

Existen tan sólo 4 tipos de ciudades

El primer grupo de ciudades consiste en manzanas rectangulares de tamaño mediano, relativamente alineadas. En este grupo sólo se encuentra la ciudad de Buenos Aires. 

El segundo grupo consiste en manzanas pequeñas de diversas formas, dispuestas de forma irregular. La principal representante de este grupo de ciudades es Atenas donde, se supone, las cuadras cortas eran necesarias para facilitar la circulación de las personas, principalmente a pie.

El tercer grupo es el dominante entre las principales ciudades del mundo. Es el modelo de distribución más común en Europa y Estados Unidos. Consiste en manzanas medianas de diversas formas, dispuestas de forma más o menos regular, pero sin un patrón estrictamente cuadriculado.

El cuarto grupo son ciudades de manzanas pequeñas y bien alineadas, como un mosaico rectangular. La ciudad de Mogadishu, en Somalia, es una fiel representante de esta forma de distribución. 

Puedes apreciar las diferencias entre estas ciudades si utilizas una aplicación como Google Earth, o Google Maps.

Nueva York: la excepción a la regla

Nueva York es una ciudad inmensa pero por sobre todas las cosas, es increíblemente diversa. Los investigadores incluyen a Nueva York en el grupo tres -las tipo europeas- sin embargo advierten que esta gran ciudad presenta importantes diferencias entre sus cinco boros —boroughs—. Remi Louf y Marc Barthelemy observaron que cada una de las localidades de la ciudad de Nueva York tenia formas diferentes, a pesar de "caer" todas en la misma familia de huellas digitales. 

Esta observación nos hace pensar en cuán certera es la clasificación de las ciudades en estas cuatro categorías, ¿no? Bueno, lo cierto es que el tamaño, la forma y la disposición de las manzanas son criterios válidos para clasificar a las ciudades, porque dicen mucho sobre su pasado, su evolución y su actividad económica, social y política.

Ahora bien, si los criterios son los correctos, lo que hace falta refinar un poco más son las categorías. Parece bastante pretencioso intentar clasificar a todas las ciudades del mundo en tan sólo cuatro tipos, sobre todo cuando esas grandes ciudades tienen importantes diferencias internas.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario