DE ACUERDO A CIENTÍFICOS, LOS TRANSPLANTES DE CABEZAS SERÍAN POSIBLES


Si te falla un órgano es posible trasplantarlo por otro sano, ya sea de un donante vivo o muerto, lo mismo con los huesos y hasta con el rostro. Pero ahora los médicos quieren ir aún más lejos.

Al más puro estilo de ciencia ficción, un neurocientífico italiano asegura que pronto serán posibles los trasplantes de cabeza. ¿Quieres saber de qué se trata?

¿Es posible trasplantar una cabeza humana?

Si viste Viaje a las Estrellas o Futurama, habrás notado las cabezas guardadas en frascos sin estar unidas a un cuerpo. En la vida real, una cabeza no puede sobrevivir por si sola, pero al parecer si podría unirse a otro cuerpo.

El Doctor Sergio Canavero, especialista italiano en neurociencia, publicó un articulo en el que afirma que trasplantar cabezas humanas es totalmente factible, tal como se hizo anteriormente en animales.

Los trasplantes de cabeza no serían nada simples, ya que deben lograr una conexión perfecta con diferentes estructuras cerebrales y la médula espinal para funcionar con el resto del cuerpo.

Canavero afirma que los trasplantes de cabeza podrían ayudar a pacientes cuadrapléjicos, quienes están paralizados desde el cuello hacia hacia abajo, generalmente producto de una lesión cervical. Asimismo, sería útil para quienes padecen distrofia muscular.

Lo que se trasplanta no es la cabeza completa, el cerebro continúa siendo el mismo por lo que la mente de la persona no cambia, lo que se modifican son las conexiones dañadas y que afectan al resto del cuerpo.

Desde hace años se experimenta con trasplantes de cabeza entre animales, incluso de diferentes especies, pero el éxito ha sido moderado. Algunos logran vivir pero sólo por cierta cantidad de días, mientras que otros mueren o quedan totalmente paralizados antes de fallecer.

¿Cómo se haría un trasplante de cabeza?

El procedimiento, de ser posible, sería bastante complicado, ya que la persona tendría que estar en una muerte simulada, en la que se disminuye bruscamente la temperatura del cuerpo hasta que el corazón se paraliza para evitar daños al sistema circulatorio.

La cabeza del donante debe ser removida con cortes muy exactos para no dañar las conexiones nerviosas y que se adapten perfectamente a las del paciente, por lo que ambos procesos se realizan de forma simultánea.

Una vez que la nueva cabeza se pone sobre el receptor, rápidamente hay que provocar una fusión de nervios y, por sobre todo de la médula espinal, de manera 100% exacta. Para mejores resultados, se utilizarían sustancias como el polietilenglicol, ampliando las posibilidades de lograr una fusión perfecta.

Una vez que termina el trasplante, que debe ser bastante rápido para evitar daños en el resto del cuerpo, se reinicia el corazón del paciente y queda esperar si el procedimiento fue exitoso. De serlo, la persona antes paralizada podría recuperar la sensación y movimiento en el cuerpo.

Por ahora, los trasplantes de cabeza existe sólo en la teoría pero, quién sabe, pronto puedan hacerse realidad, abriendo una luz de esperanza a aquellas personas con daño espinal.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario