EL COLOR DE TU TAZA DETERMINA CUAN DULCE TOMAS TU CAFÉ Y LA VAJILLA QUE USAS, ALTERA TU SENTIDO DEL GUSTO


Seguro en casa tienes tu plato y tu taza preferida y no quieres que nadie más la use. ¿Alguna vez te has preguntado por qué? ¿Será simplemente una cuestión de gustos y/o manías personales? ¿o será que hay alguna relación entre la vajilla y nuestra percepción del gusto de las cosas? Vamos a descubrirlo...

La forma y el color de los platos altera cómo percibimos el gusto

Según Peter Stewart y Erica Goss, de la Universidad de Newfoundland en Canadá, la forma y color de los platos influye en cómo percibimos el gusto de los alimentos. Es ampliamente aceptado que los platos redondos y blancos (como los de la mayoría de los hogares y restaurantes) resaltan los colores de los platillos y los hacen lucir mejor. 

Peter Stewart y Erica Goss parten del supuesto de que la vajilla, el sonido y la luz del ambiente, entre otro conjunto de factores externos, afectan la percepción de los consumidores sobre los platillos. Ahora bien, ¿cómo se puede ver modificado el verdadero gusto de las cosas?

Los investigadores analizaron la percepción de dulzura, intensidad y calidad de un postre (cheesecake) en función de la forma y el color del plato en que era servido. El mismo postre fue servido en platos redondos y cuadrados, blancos y negros. 

La hipótesis de que la forma y el color de la vajilla altera la percepción del gusto fue confirmada: efectivamente, los participantes calificaban de forma diferente al mismo postre cuando éste era servido en platos de diferente forma y color.

Sin embargo, la influencia de la vajilla en la percepción del gusto no es unidireccional. Las mejores calificaciones del mismo postre fueron obtenidas cuando éste se servía en platos redondos y blancos, o cuadrados y negros. Es decir que para maximizar la percepción del gusto hace falta combinar las dos variables: forma y color. 

El color de tu taza determina cuán dulce tomas tu café

En el misma línea de investigación, los australianos George Van Doorn y Dianne Wuillemin, y el británico Charles Spence, analizaron la percepción de dulzura del café en función al color de la taza en que era servido. 

Una de las hipótesis iniciales era que el color marrón estaría asociado con la amargura del café o, al menos, negativamente relacionado con su dulzura. Otra de las hipótesis era que el café servido en una taza blanca sería más amargo que el mismo café servido en una taza azul o transparente. Esto se debe, según los científicos, a que el azul es el color complementario del marrón.

Parece interesante, pero... ¿realmente cambia nuestra percepción del gusto en función de la forma o el color de los recipientes? Deberíamos probarlo todos en casa, quizás sea cierto y podamos disfrutar mucho más de nuestras comidas y bebidas preferidas.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario