EL EFECTO GOOGLE: TENEMOS MÁS INFORMACIÓN A LA MANO, PERO CADA VEZ SABEMOS MENOS


¿A quién acudimos ante cualquier duda? Seguro, Google lo sabe todo, sin embargo tú recuerdas cada vez menos. ¿Sabes de qué se trata el efecto Google? Vamos a descubrirlo, seguro te sorprenderás. 

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard estudió los efectos del uso compulsivo de los buscadores de Google sobre nuestra memoria. ¿Cómo es posible que cada vez tengamos más información a nuestro alcance, y cada vez sepamos menos? Lo que sucede es que el hábito de recurrir a los buscadores deteriora nuestra capacidad para registrar y retener la información realmente importante. Veamos un poco más en detalle de qué se trata la investigación. 

¿Qué es el efecto Google? 

Betsy Sparrow, Jenny Liu y Daniel Wegner, psicólogos de tres importantes universidades en Estados Unidos, Columbia, Madison y Harvard, realizaron un estudio científico sobre los efectos de Google sobre la memoria humana. Según los científicos, gracias a que permanentemente tenemos acceso a computadoras y todo tipo de dispositivos electrónicos, Internet se ha convertido en un disco duro externo para las personas. 

El hecho de almacenar información de forma externa para recurrir a ella después no es algo nuevo. Desde que existe la escritura los hombres han llevado apuntes de ciertas cosas en caso de olvidarlas. Sin embargo lo realmente novedoso es que en lugar de intentar recordar cierta información, lo primero que hacemos es recurrir a Internet. Pensamos en dónde está la información, antes que en la información en sí misma. 

Los investigadores realizaron cuatro experimentos para analizar cómo los participantes recibían, procesaban y almacenaban información. Los científicos observaron que la información que sabían que podía ser fácilmente hallada en Internet, era rápidamente descartada por los participantes.

Es decir, cuando confiamos en que Google tendrá esa información para nosotros en el futuro, nos relajamos y nos permitimos olvidarla. Es como cuando tenemos un objeto muy preciado y lo ponemos en una caja fuerte: como sabemos que la caja es segura, nos relajamos y no estamos permanentemente pendientes de la seguridad del objeto. Utilizamos Google no sólo como una enciclopedia para buscar información que no tenemos, sino también, y cada vez más, como un depósito de información que nosotros mismos recibimos. 

¿Se nos está derritiendo la memoria? 

A fin de cuentas, Internet es un gigantesco banco de datos que se puede llevar en la cartera de la dama y el bolsillo del caballero ¿por qué esto puede ser perjudicial? Según los científicos, este fenómeno lo que hace es volvernos cada vez menos capaces no sólo de retener información, sino también de identificar la información que deberíamos retener. 

Es decir, tener disponible toda la información al alcance de la mano no sólo nos hace olvidar gran parte de ella, sino que también nos "mal-acostumbra" a recurrir indefectiblemente a Internet. Ante cualquier duda, por muy simple y absurda que sea, recurrimos a Internet. Ante cualquier problema, en lugar de intentar resolverlo a nuestro propio saber y entender, acudimos a Google para que él lo resuelva.

Todos los productos de Google son a mi entender, y permítanme la subjetividad, unas de las creaciones más importantes de la historia de la humanidad. Sin embargo, a Google hay que usarlo sabiamente pues Google no razona por nosotros.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario