LA CREACIÓN Y ELABORACIÓN DE LA CERVEZA SE LA DEBEMOS A LAS MUJERES


Por alguna razón, la cerveza se volvió un asunto de hombres. A cualquier bar a donde vayas y se esté viendo fútbol, por ejemplo, seguramente un grupo de hombres estará tomando una cerveza. Claro que muchas mujeres también la toman, pero todos sabemos que socialmente es un asunto de hombres. Sin embargo, la historiadora británica Jane Peyton nos dice ahora que es todo lo contrario, y que la cerveza es en realidad un asunto de mujeres desde sus comienzos.

¿De dónde viene esta popular bebida?

En su investigación, Peyton hace un recorrido por la historia de la cerveza, en el que va desde la raíz de la misma hasta el siglo XVIII, demostrando que detrás de su elaboración ha estado siempre una mano femenina. Así, por ejemplo, hace 7000 años, en Mesopotamia y Sumeria, las mujeres se encargaban de elaborar la bebida, actividad que era patrimonio femenino.

Posteriormente, el origen de la cerveza, en Finlandia, también era propio de las mujeres, que incluían miel y saliva entre los ingredientes. Además, en Inglaterra también era tradicionalmente preparada por mujeres, y la Reina Isabel I la consumía para el desayuno y en otros momentos del día.

Un regalo de las diosas

En casi todas las sociedades antiguas la cerveza era un regalo de una diosa, nunca de un dios masculino. Quizás esto explica porqué siempre estuvo tan ligada a las mujeres. Los vikingos, que pasaban mucho tiempo en batallas, obtenían su energía de una bebida similar hecha por las mujeres.

En las sociedades nórdicas el equipamiento para hacer cerveza pertenecía por ley a las mujeres, y en Inglaterra las ganancias de la cerveza generadas por las mujeres salvaron la economía de muchos hogares. Con la llegada de la Revolución Industrial se encontraron nuevas formas de hacer cerveza, y las mujeres dejaron esta actividad.

Resulta que como con muchos otros productos, los hombres comenzaron a ser los únicos que podían trabajarlos, así que las mujeres debieron quedarse en el hogar. Además, ver a una mujer tomando cerveza no estuvo bien visto y la bebida pasó a ser un asunto de hombres. Igualmente, las palabras de Peyton son ciertas: “Sé que los hombres estarán muy sorprendidos al descubrir esto, pero tienen que agradecerle a las mujeres por la cerveza”.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario