ALGUNOS AROMAS TE HACEN MÁS FELIZ Y TE PRODUCEN MAYOR BIENESTAR


Hay olores que te desagradan y aromas que te gustan tanto que inhalas con pasión. Si bien hay preferencias individuales, existen ciertos aromas que a todos nos producen agrado o al revés, un fuerte desagrado. Pero ¿Sabías que hay aromas que pueden cambiar tu estado de ánimo? Hoy te vamos a contar un poco sobre la ciencia de los olores.


El efecto de los aromas sobre las personas

Se estima que entre un 15% y 20% de las personas tienen hipersensibilidad olfativa, es decir, perciben los olores con mucha intensidad, incluso si el resto no los siente. Es común que personas con problemas de ansiedad, déficit atencional o hiperactividad tengan este tipo de hipersensibilidad, por lo que trabajar con olores puede traducirse en mejorías.

Experimentos médicos, han demostrado que ciertos olores producen efectos positivos en las personas, los que varían según el olor. Por ejemplo, si se utiliza una fragancia de vainilla durante un procedimiento médico, baja la ansiedad del paciente, algo muy importante. Dos tercios de las personas con cáncer mostraron menor ansiedad al sentir el aroma a la vainilla durante un examen.

Si bien la vainilla es la ganadora en cuanto a producir una sensación de bienestar en las personas, hay otras fragancias con efectos positivos. La fragancia de lavanda produce relajación y sube levemente los niveles de energía. Las personas enfermas expuestas a lavanda, tiene una menor presión arterial, ritmo cardíaco y temperatura corporal normal. Además, dicen sentirse con más energía y relajados.

Otros usos para los aromas

Si bien pueden usarse aromas para mejorar el humor, disminuir ansiedad y añadir algo de energía, la ciencia de los olores va mucho más lejos. Hay olores que pueden evocar recuerdos, ya que el cerebro tiene lo que se llama memoria olfativa. Suelen ser hechos que se relacionan con cierto olor, como aquellos que sentimos en nuestra infancia.

Los aromas también son utilizados para jugar con nuestra mente. Tiendas y supermercados los usan para estimularnos a comprar ciertos tipo de artículos, creando sensaciones positivas o de hambre al estar cerca de ellos, como por ejemplo el del café, pan recién horneado o fruta fresca.

Si un aroma es agradable, nos quedaremos más tiempo dentro de la tienda y existe toda una rama de marketing dedicada a este fenómeno, cada vez más presente en el comercio de todo el mundo.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario