EL PRIMER NIÑO DE LA HISTORIA EN RECIBIR UN TRANSPLANTE DE AMBAS MANOS


Zion Harvey es un niño estadounidense afroamericano de 8 años que a corta edad perdió manos y pies a causa de una infección. Es un chico muy despierto, que anda con prótesis en las piernas y aprendió a desenvolverse con sus brazos sin manos. El 28 de julio de 2015 se convirtió en el primer niño de la historia que es objeto de un trasplante de ambas manos.

No se trata del primer trasplante de Zion

Dos años después de perder manos y pies, Zion empezó a presentar insuficiencia renal y recibió un riñón de su madre. Nadie lo sabía, pero ese primer trasplante ayudó a Zion para el de manos, ya que contribuyó a preparar su organismo para aceptar órganos de otras personas.

A pesar de que la decisión del trasplante de manos fue tomada por su madre, con la asesoría médica correspondiente, la opinión del chico también contó. «Él quería tener sus propias manos para hacer sin tantos problemas lo que sus amigos hacen con las suyas», dijo la Sra. Harvey.

Una cirugía muy compleja

La cirugía, realizada en el Hospital de Niños de Filadelfia, fue compleja. Intervinieron 40 médicos, la mitad pendientes de las manos a trasplantar y la otra mitad atendiendo al pequeño paciente.

En estos casos, lo primero que se hace es conectar los huesos de la mano donada con los del extremo del brazo receptor, mediante placas metálicas y tornillos y a continuación se empalman los conductos sanguíneos. 

Podría decirse que la primera fase de la operación es la más sencilla. Después de verificar que el ensamblaje inicial ha ido según lo esperado, los cirujanos ponen a fluir la sangre y terminan con lo más complejo del increíble puzle: enlazar nervios, tendones y músculos.





Vía: Batanga
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario