DIEZ COSAS QUE LAS PERSONAS INTELIGENTES NUNCA HACEN

1. No per­miten que los errores de su pasado inter­fieran con su presente:

Las per­sonas inteligentes entien­den que no hay éxito sin los errores y fra­ca­sos del pro­ceso. Ellos saben que estos fra­ca­sos están en capaci­dad de inter­pon­erse en su camino hacia sus obje­tivos, así que ellos no per­mi­ten que esto suceda.

Ellos dejan su pasado en el pasado ya que entien­den que no pueden cam­biarlo, más bien deci­den apren­der la lec­ción y la asumen como una opor­tu­nidad para ser mejores.

2. No se con­cen­tran en cosas negativas:

Las per­sonas inteligentes son con­scientes que los pen­samien­tos se con­vierten en hechos. Así que debes tener pre­sente: si lo único que tienes son pen­samien­tos neg­a­tivos, tu vida even­tual­mente será negativa.

Las per­sonas inteligentes uti­lizan sus habil­i­dades para crear, soñar, con­struir y amar.

3. No huyen de sus problemas:

Todos han tenido, tienen y ten­drán prob­le­mas. Tienes prob­le­mas en tu tra­bajo, con tu familia, de dinero, tu salud, etc. A difer­en­cia del resto, estas per­sonas bus­can la forma de solu­cionar­los; cuando ellos caen, deci­den lev­an­tarse e inten­tarlo una vez más.

Las per­sonas inteligentes tienen las agal­las de enfrentar sus miedos y de ver sus prob­le­mas como una opor­tu­nidad para mejorar.

4. No les importa que piensan los demás de ellos:

Las per­sonas inteligentes no per­miten que las opin­iones neg­a­ti­vas de los demás inter­fieran en su búsqueda de su feli­ci­dad y éxito.

En el mundo hay cíni­cos, escép­ti­cos y envidiosos; y éstas son el tipo de per­sonas que los inteligentes evi­tan. Ellos pre­fieren inver­tir su tiempo rodeán­dose de seres inteligentes que com­par­tan sus val­ores e intereses.

Eres el prome­dio de las 5 per­sonas con las cuales pasas la mayor parte de tu tiempo.

Existe un dicho muy famoso que dice que si eres la per­sona más inteligente del salón, prob­a­ble­mente estás en el salón equivocado.

5. No pier­den el tiempo:

Sen­cillo: las per­sonas inteligentes no pier­den el tiempo; ellos desar­rol­lan hábitos que les per­mite tra­ba­jar mejor y por más tiempo.

Son pro­duc­tivos porque no caen en la paradoja de lo urgente, lo cual los limita y aleja de lo importante.

Sin embargo, tam­bién son con­scientes que deben des­cansar ya que un cere­bro cansado no rinde al 100%.

6. No tienen expec­ta­ti­vas de resul­ta­dos inmediatos:

Saber esperar es un hábito de las per­sonas inteligentes. A difer­en­cia del resto, que esperan obtener todo en el mismo momento que lo desean. Este selecto grupo de per­sonas saben que deben tra­ba­jar duro por sus obje­tivos, ya que es de la única man­era que real­mente apre­cian su sueños.

7. No se pre­ocu­pan por aque­l­las cosas que no pueden controlar:

Todos los días enfrentas situa­ciones como el trá­fico, per­sonas difí­ciles, prob­le­mas en tu ofic­ina y difi­cul­tades que no puedes con­tro­lar. Las per­sonas inteligentes asumen esto con tran­quil­i­dad, al igual que las per­sonas que son men­tal­mente fuertes, ya que saben que este tipo de situa­ciones pueden las­ti­mar si no le dan el manejo adecuado.

8. No pier­den tiempo con aque­l­las per­sonas que los desaniman:

Las per­sonas inteligentes se rodean de otras per­sonas inteligentes. Ellos tienen tiempo para su familia, ami­gos y cono­ci­dos que com­parten sus intere­ses y visión. Y más impor­tante aun, saben que tienen que lim­i­tar su tiempo con aque­l­las per­sonas que no agre­gan ningún valor a su vida.

9. No son arrogantes:

Es muy poco prob­a­ble que escuches a las per­sonas inteligentes decir que lo son, nor­mal­mente son per­sonas tími­das respecto al tema, ya que sien­ten que los demás no tienen porqué saberlo. Ellos no encuen­tran ningún ben­efi­cio al hablar de sus logros y pre­mios, ellos pre­fieren tra­ba­jar y esforzarse por sus nuevos objetivos.

10. Nunca olvi­dan decir “gracias”:

Mues­tra tu grat­i­tud. Es una de las cosas más impor­tantes en la vida. Las per­sonas inteligentes saben esto, además de enten­der que el mundo no gira alrede­dor de ellos. Es por esto que estas per­sonas pre­fieren mostrar grat­i­tud, ser humildes amables con las demás per­sonas, ya que ellos con­fían que esto regre­sará a su vida.



Vía: Jana Rookard
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario