TIPS PARA CONVERTIRTE EN UNA PERSONA MÁS INTERESANTE Y SER EL "ALMA DE LA FIESTA"

Exis­ten per­sonas capaces de con­quis­tar a quien esté a su alrede­dor: saben expre­sarse, entien­den cosas que nadie más sabe, son intere­santes y están dis­puestos a ayu­dar a los demás.

Estas habil­i­dades no sólo te ayu­dan a tener más ami­gos (algo que todo el mundo quiere) si no que te per­miten desem­peñarte mejor en tu lugar de tra­bajo, sin impor­tar si eres empleado, emprende­dor, inde­pen­di­ente o hasta estu­di­ante. 

¿Por qué sucede esto? Resulta que aque­l­las per­sonas que son “más intere­santes” son más pro­duc­ti­vas en su tra­bajo si los com­paras con los demás, ya que son más ami­ga­bles, efi­cientes y les gusta tra­ba­jar en equipo. 

La revista Inc. real­izó una encuesta a empre­sar­ios, ejec­u­tivos y emplea­dos para iden­ti­ficar qué car­ac­terís­ti­cas hacen a una per­sona más intere­sante, aquí están los resul­ta­dos más impor­tantes a la hora de querer ser intere­sante y exitoso: 

1. Estar interesado: 

Para ser intere­sante, debes intere­sarte por los demás. Tra­baja por cono­cer la mayor can­ti­dad de temáti­cas; desde el fút­bol, el tenis hasta los mod­e­los y téc­ni­cas más efec­tivos para generar ventas. 

Este conocimiento y expe­ri­en­cia puede ser útil para difer­entes cam­pos de acción, para per­sonas con difer­entes gus­tos y profesiones. 

No es cos­toso ser curioso. Tienes Wikipedia y Google a la mano, y gratis.

2. Haz cosas nuevas: 

Hacer cosas nuevas es impor­tante no sólo para ser más intere­sante, sino para tu vida en gen­eral. Tener his­to­rias qué con­tar, recientes o no, facil­i­tan mostrarte como un ser integral.

Apren­der un nuevo idioma o prac­ticar un deporte difer­ente te ayuda a estim­u­lar tu cere­bro, tanto en el tra­bajo hablando el nuevo idioma, como man­tenién­dote sano para lograr tus objetivos. 

3. Ten un pasión: 

Tener una pasión es una de las man­eras más efec­tiva de tener per­sonas a tu alrede­dor. Una de las respues­tas más comunes den­tro de la encuesta están rela­cionadas con las pasiones; a difer­en­cia de las primeras dos (estar intere­sado y hacer cosas nuevas) que tienen que ver con conocimien­tos generales.

En el momento que adop­tas una pasión y lo con­viertes en un hábito, con el tiempo te con­ver­tirás en un experto. Una pasión hecha hábito no sólo se con­vierte en una activi­dad pla­cen­tera de hacer, sino que tienes un tema de con­ver­sación mucho más pro­fundo con aque­l­los que com­parten tu gusto.

4. Aban­dona las con­ver­sa­ciones cliché: 

Hablar del clima es un tema “fácil” para dis­cu­tir con aque­l­las per­sonas que no cono­ces. Lam­en­ta­ble­mente, sue­les quedarte hablando de esto por un tiempo pro­lon­gado, abur­riendo la con­ver­sación y a quien te está escuchando. Uti­liza la temática del clima para iden­ti­ficar posi­bles gus­tos de tu inter­locu­tor, y desde allí, plan­tar nuevas ideas y temas de dis­cusión.

Tienes al alcance de tu mano las pasiones, tus nuevos hábitos y tu capaci­dad de escucha para estable­cer una con­ver­sación mucho más interesante.

5. Ayuda a los demás:

Debes estar siem­pre disponible, atento. Puedes ofre­cer una solu­ción difer­ente para un prob­lema en el tra­bajo de alguien más; ser la per­sona que mantiene la puerta del ele­vador abierta mien­tras llega el otro…existen muchas alter­na­ti­vas para servir a los demás.

Este tipo de acti­tudes hace que las demás per­sonas te reconoz­can y se acuer­den de ti, algo suma­mente util para rela­ciones futuras.

6. Aprende sto­ry­telling (a con­tar una historia): 

Apren­der a con­tar tus his­to­rias y expe­ri­en­cias es igual de impor­tante que vivir­las. Por ejem­plo, las per­sonas que están alrede­dor tuyo no les interesa saber en abso­luto de tu viaje a un país exótico si real­mente no tienes nada intere­sante qué contar.

Cuando las per­sonas te están escuchando, inde­pen­di­en­te­mente del tema, siem­pre debes men­cionar lo más impor­tante, debes inten­tar trans­mi­tir con tus pal­abras, las emo­ciones que sen­tiste en dicha expe­ri­en­cia. Enfó­cate en lo diver­tido y no te extien­das, es mejor que te pidan que sigas hablando y no abur­rir a los demás con tus exten­sas historias.

7. Sé tu mismo: 

Ser autén­tico, por extraño que pueda ser, es la mejor rec­eta para ser intere­sante. No hay otra per­sona en este plan­eta que sea igual a ti, que haya vivido tus mis­mas expe­ri­en­cias, momen­tos y prob­le­mas.Eres único en tu con­cep­ción y cómo anal­izas la vida.

Com­bina la diver­sión con la incer­tidum­bre, y por encima de todo, siem­pre sé tú mismo.

Apren­der a com­por­tarte y ser hon­esto con tus prin­ci­p­ios y creen­cias, es esen­cial para alcan­zar el éxito en tu vida. No debes pre­tender ser alguien más para ser intere­sante, o fin­gir com­por­tamien­tos para agradar a los demás.


Vía: Emprendiendo Historias
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario