CUATRO COSAS QUE TE ESTRESAN DÍA A DÍA SIN QUE TE DES CUENTA

Estacionar: Encontrar sitio para aparcar es, de manera documentada, una fuente oficial de estrés. Además, según un estudio publicado en el diario Daily Telegraph, el 81% de personas desarrollan síntomas de nerviosismo cuando otro conductor debe esperar a que terminen de estacionar.

Cocinar: En América, el 25% de los ciudadanos dijeron, en un estudio de 20113, que odiaban cocinar simplemente por el desorden que suponía. Ya en 2012, cuando las redes sociales aún comenzaban a despuntar como plataforma #foodie, se publicaron más de 700.000 tweets en torno a la temática “me encanta comer pero odio cocinar”4.

La falta de sueño: La norma de dormir ocho horas es de sobra conocida, pero poco aplicada. La Organización Mundial de la Salud reseña que un 40% de la población mundial no descansa bien, y este dato, sin embargo, no depende sólo de las horas de sueño, sino de la calidad del mismo. Los horarios, las interrupciones, las malas digestiones, la luz de las pantallas de televisión y smartphones se convierten en fuentes de estrés indirectas, canalizadas a través de un sueño poco reparador.

El colegio: El colegio no tiene por qué ser una fuente de estrés para los niños, pero sí para los padres de los más pequeños. La vuelta al cole después de las vacaciones de verano e invierno, tan tradicionalmente ligada a libros y uniformes, no se queda ahí, sino que añade otros factores como la preocupación por la gripe, la varicela, e incluso los piojos, según la American Academy of Pediatrics.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario