CIENCIA

CONDUCIR DESHIDRATADO PUEDE SER TAN TRÁGICO COMO CONDUCIR EBRIO

Uno piensa que si conduce y no bebe todo estará bien, sin embargo, hay miles de otros factores que afectan a la hora de mantenerse seguro dentro de un auto. Ya hemos visto cientos de accidentes trágicos debido al uso de teléfonos celulares mientras se está al volante, pero la mayoría desconoce los peligros de conducir en un estado grave de deshidratación.

Un estudio hecho por la Universidad de Loughborough de “Deshidratación y Conducción”, reveló que las personas que conducen en un nivel de hidratación insuficiente cometen el mismo número de errores que las personas que conducen habiendo bebido alcohol. Este riesgo sería lógicamente mayor durante el verano, debido a las altas temperaturas y a los tramos más largos de desplazamiento que suelen ocurrir cuando se viaja por vacaciones.

La velocidad de las respuestas disminuye de manera preocupante, por lo que cualquier obstáculo en la vía puede provocar un accidente de grandes proporciones. Ante esto, la única y obvia recomendación es mantenerse bebiendo líquidos al viajar largos tramos en carro. “Cuando tenemos un adecuado equilibrio entre los líquidos que hemos ingerido y los que hemos perdido, todas las células funcionan en estado óptimo y por lo tanto, todos los mensajes de transmisión funcionan correctamente” explicó uno de los expertos que realizó el estudio.

Los errores más comunes que coinciden para los casos de deshidratación y de conducir en estado de ebriedad (0.8g/1L) son: La salida involuntaria del carril, frenar demasiado tarde y salir, tocar o traspasar la línea discontinua de la vía. Estos errores suceden con mayor frecuencia cuando la conducción es aburrida y monótona, debido a que uno deja de prestar atención al ambiente.

Los efectos clásicos de la deshidratación son los siguientes: pérdida de capacidad física y cognitiva, también pueden aparecer problemas cardiovasculares y termorreguladores. En casos de deshidratación más graves se comienza a perder la concentración y a sufrir dolores de cabeza, también aumenta la sensación de cansancio y de somnolencia.

Estas son las recomendaciones específicas para no deshidratarse al volante:

1. Hacer una ingesta de líquidos adecuada: Es recomendable combinar la ingesta de agua con otras bebidas como los jugos, la leche, los refrescos, el café y el té, ya que contienen más de un 85% de agua, por lo que constituyen una importante fuente de hidratación.

2. Si se está cansado, elegir bebidas con cafeína como el café o bebidas gaseosas. Siempre controlando el aporte calórico, ya que “mejoran la atención y nuestro rendimiento, sobre todo el intelectual”.

3. Realizar una parada cada dos horas: detenerse para estirar las piernas y reponer líquidos, muy especialmente si se tiene sed, aunque “no es aconsejable esperar a tenerla para beber”.

4. Examinar nuestra orina: si la orina es de un color amarillo claro, es señal de que estamos bien hidratados. Si por el contrario es más oscura, esto indica que posiblemente estemos levemente deshidratados.



Vía: Upsocl

About Miguel E. López Dávila

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.