CREATIVIDAD

EL "EMPORIO COMERCIAL GAMARRA" DEJARÁ DE EXISTIR

Gamarra por muchos años ha sido uno de los lugares, que por excelencia, ha recogido a miles de compradores peruanos hambrientos de ropa, insumos y maquinaria para la confección. Se ha caracterizado por sus bajos costos y precios, los mismos que a pesar del ambiente competitivo mundial, han podido sostener a duras penas. Centrémonos solamente en la industria de la moda. Cuando una persona promedio va a Gamarra no va a buscar la última colección del diseñador de moda y tampoco las copias de las últimas colecciones que se presentan en Perú Moda o LifWeek, tampoco busca diseñadores sumamente conocidos como Oscar de la Renta o vestidos de Vivienne Westwood. Sin embargo, esto no significa que en Gamarra no existan puntos específicos donde alguien pueda encontrar copias o tiendas de diseñadores locales, pero éstos no es lo que uno más encuentra y es que el cliente promedio de Gamarra no necesariamente va en búsqueda de una moda sofisticada. 

El producto emblema de Gamarra son los básicos. Más del 70% de lo que se vende en Gamarra en términos de moda son básicos, es decir polos, jeans, sudaderas, faldas con un solo corte, colores y diseños muy similares en casi todas las tiendas. Lo que ocurre es que en Gamarra la mayoría de los confeccionistas no son diseñadores de moda, que con un plan de negocios establecen un atelier, sino que el común denominador son antiguos trabajadores que juntaron algún capital y decidieron hacer su propio negocio, sin ningún conocimiento previo, mas que el de su propia experiencia. Nada tendría esto de malo, si es que después de algunos años estas personas invirtieran en alguna capacitación o trataran al menos de diferenciar su producto, pero como sabemos todo esto no ocurre y de las 4 o 6 tiendas que se abren por cada taller en Gamarra, todas repiten el mismo patrón de ropa, todos son básicos con un mismo corte y ningún cambio que genere un nuevo valor o ventaja competitiva.

Gamarra se ha caracterizado por ser un emporio comercial donde varias industrias conviven y se alimentan entre sí, esto por un lado les ha generado en algún grado una ventaja sobre otros emporios a nivel regional y mucha ropa se exportaba a otros países, sin embargo esto ha perdido relevancia cuando China abrió su mercado al mundo y comenzaron a exportar una gran cantidad de ropa a costos y precios muchísimo más bajos que el común denominador. Sin lugar a dudas, los empresarios de Gamarra tenían dos opciones, salir a protestar o adaptarse a los nuevos cambios y ellos han optado por lo primero. Lo lamentable es que jamás podrán competir con polos de S/.3 o S/.4 porque nuestra mano de obra e insumos, a pesar de ser de la más alta calidad no van a poder hacerle frente a los costos que manejan los empresarios chinos. Por lo que la única opción razonable para ellos es vender productos ya no de bajo costo para segmentos bajos, sino vender productos con un mayor valor agregado para segmentos medios.

Posiblemente habrán empresarios que se dedicarán a seguir vendiendo productos básicos para segmentos bajos, dado que este tipo de cliente no busca moda, sino busca la funcionalidad de la ropa, no está preocupado en seguir tendencias o estilos de vida, sino sólo cubrir una necesidad. Mientras que las clases medias, sí pueden ampliar el uso de la ropa a un estilo de vida o seguir una tendencia ¿Qué quiero decir con esto? Que los miles de empresarios que existen en Gamarra, tarde o temprano verán que el mundo ha cambiado y que no podrán seguir siendo los vendedores de productos básicos de bajo precios toda la vida, tendrán que migrar a ser empresarios de moda y ése es el trabajo que a futuro los medios y el propio Estado deberán fomentar. 

Gamarra como lo conocemos hoy por hoy, dejará de existir, ya no será un emporio comercial de básicos y de personas de bajo nivel socio económico. A la larga estarán forzados a migrar sus esfuerzos, educándose y capacitándose en moda. El mundo de hoy, ya no es de los confeccionistas porque ellos se encuentran en China, el mundo de hoy en la moda, es de los Retails. Marcas como Armani, Gucci, D&G ya se han dado hace mucho tiempo cuenta de esto y podemos encontrar en sus tiendas perfumes o accesorios más accesibles para las clases medias. Debemos entender que las sociedades en vías de desarrollo somos un rombo social en donde en el centro están las clases medias, es decir en la actualidad el grueso de la población ya no son los pobres, sino las clases medias ¿Qué buscan las clases medias? Como expliqué al inicio, no son básicos, buscan diferenciarse del resto y seguir otras tendencias mucho más específicas. Prueba de ello es el gran y vertiginoso crecimiento que han tenido los retails como Saga o Ripley y los Malls a nivel nacional.

Las cartas están echadas sobre la mesa ¿de quién es la responsabilidad de que este proceso se acelere? Pues de los mismos empresarios, en la educación y en abrir sus mentes está la clave de su futuro. La moda es cruel, es rápida y es una industria muy fragmentada, siempre habrán competidores que estén al asecho de una porción del mercado.



Vía: Fashion Blogger Critic

About Miguel E. López

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.