CULTURA

MUJERES PERUANAS TRABAJAN MÁS QUE LOS HOMBRES PERO GANAN MENOS QUE ELLOS

El Perú es actualmente el líder en América Latina en población laboral femenina. Según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), tenemos el 66.8% de participación de la mujer en el trabajo, cuando el promedio regional es de sólo 56.6%.

Aunque la cifra parece alentadora, no lo es tanto, pues además de trabajar fuera de casa, la mujer sigue cargando la responsabilidad del trabajo doméstico y el cuidado de los niños y los adultos mayores; es decir, trabaja más que el hombre, pese a que, según las cifras oficiales, sigue ganando menos.

“Según la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo de 2010, que es la más actual que tenemos, entre el trabajo remunerado y doméstico las mujeres tienen una carga semanal de 12 horas más de trabajo respecto a los hombres”, manifestó Carolina Garcés, adjunta para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo

“Pese a ello persiste la desigualdad en el tema de ingresos, pues las estadísticas del INEI revelan que en 2014, por igual trabajo en iguales condiciones entre hombres y mujeres, los salarios de los hombres aumentaron S/.520 más que las mujeres sin ninguna justificación, agregó Garcés.

La especialista señaló que esta situación no es exclusiva de la actividad privada, pues en el sector público también hay hombres que ganan más y además, según Servir, éstos ocupan el 70% de los cargos en el nivel directivo mientras que las mujeres sólo el 30%.

“La mujer se sigue identificando por su rol reproductivo en la familia. Ello se debe a los estereotipos sociales y culturales que persisten y que todavía hacen que la sociedad considere a la mujer como subordinada al hombre”, manifestó.

INFORME PREOCUPANTE

El informe de la Mesa de Género de la Cooperación Internacional (Mesagen) –que hace seguimiento a los compromisos del Estado en materia de derechos humanos de las mujeres– ratifica esa afirmación y revela el estado de discriminación y desigualdad en que viven las peruanas.

Según el mismo, durante los últimos 5 años el Estado ha logrado un gran avance en la producción de normas, protocolos y reglamentos para garantizar la igualdad de género, pero estas iniciativas no se implementaron o no se cumplieron.

Además, aunque hay mejoras importantes en el acceso a la educación y salud, se mantienen los alarmantes porcentajes de embarazo adolescente, particularmente en la Selva, y eso muchas veces determina la deserción escolar.

VIOLENCIA Y MORTALIDAD

Pero quizá el dato más preocupante es que las mujeres siguen siendo víctimas de la violencia de género.

Juan Diego Ruiz Cumplido, coordinador general de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) –que lidera la Mesagen, conformada por más de 20 agencias y embajadas– señaló que el Perú ocupa el segundo lugar en América Latina con la tasa más alta de feminicidios y violencia contra la mujer , lo cual es “totalmente inaceptable”.

“La violencia de género es la manifestación más frecuente, extrema y difundida de discriminación a las mujeres y anula sus oportunidades de salir de la pobreza y desarrollar su proyecto de vida. Además, los operadores de justicia aún no tienen las capacidades para afrontar el tema más allá del ámbito policial y hay escasa formación y sensibilización sobre el tema”, dijo.

Por otro lado, la Mesagen concluyó que aún hay grandes disparidades en los indicadores de mortalidad materna debido a la accesibilidad y disponibilidad de los servicios.

En ese sentido, la Defensoría del Pueblo advirtió que en 2014 se registró un aumento de la mortalidad materna respecto a 2013, pues se pasó de 382 casos a 408. “Pero eso no es todo, en lo que va del 2015 ya hay 20 muertes maternas y se trata de casos que pudieron evitarse”, sostuvo Garcés.

MEDIDAS DEL GOBIERNO

Silvia Quinteros, directora de Políticas e Igualdad de Género y No Discriminación del Ministerio de la Mujer, señaló que, además de la normatividad aprobada y el incremento del presupuesto contra la violencia familiar y sexual, el último año el Gobierno ha creado 26 nuevos Centros de Emergencia Mujer, con los cuales ya suman 226 en el país.

“El trabajo de género es cultural y de largo aliento; por ello, sería importante que el enfoque se comience a trabajar desde el colegio y se incluya en la currícula de los profesionales que salen de las universidades”, puntualizó.

About Miguel E. López Dávila

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.